¿Por qué necesitamos tener un seguro de esquí?

Nos encanta deslizarnos por la nieve, notar el aire frío y limpio en la cara, descender sintiendo la velocidad… Tanto disfrutamos que a veces no somos conscientes de que el esquí está considerado un deporte de riesgo, donde los accidentes lamentablemente son frecuentes: unos 3 esquiadores de cada 1.000 se lesionan al día y la mayoría de accidentes se producen al principio de la jornada por falta de calentamiento o al final por el cansancio. Por todo ello es necesario contratar un seguro de esquí.

Si estás ultimando los preparativos para iniciar la temporada, plantéate contratar un seguro para practicar tu deporte favorito bajo la mejores condiciones de seguridad posibles.

seguro de esquí

¿Por qué es necesario un seguro de esquí?

Seguridad para ti y para terceros: Una póliza de esquí no sólo nos cubre a nosotros, sino que puede cubrir a toda la familia e incluir la responsabilidad civil si hemos causado un accidente a terceras personas. Conviene señalar que si no tenemos seguro, un rescate en pista puede costarnos, con suerte, unos 150 euros, mientras que un seguro de temporada puede costarnos poco más de 30 euros.

Cobertura en el extranjero: Si tienes pensado viajar al extranjero podríamos decir que es imprescindible ir con una póliza contratada con amplias coberturas, pues un percance en pista, aunque sea leve, puede convertirse en un auténtico infierno, ya que los rescates en pista pueden alcanzar hasta el triple del precio que pagaríamos en nuestras estaciones.

Otros temas que no debes olvidar: Además de estas opciones, puedes contratar un seguro de esquí que ofrezca coberturas más completas. Si prefieres decantarte por esta opción te recordamos las coberturas que más se suelen solicitar:

  • Cobertura en caso de rotura de esquís y fijaciones. Esquís de sustitución para poder seguir disfrutando de la nieve.
  • Reembolso del forfait o clases contratadas en caso de haber sufrido un accidente y no poder aprovecharlos.
  • Cobertura de gastos médicos, quirúrgicos, farmacéuticos, de hospitalización y prótesis.
La flexibilidad, una ventaja

Además, piensa que los seguros para los deportes de nieve son muy flexibles, lo que nos ayuda a ajustar su contratación en función de la frecuencia en que practicamos cualquier deporte de nieve para no acabar pagando de más.

¿Ya te has decidido por alguna de las propuestas? Recuerda que más vale prevenir que lamentarse después.

No hay respuestas