Mi hijo se va de colonias: cómo disfrutarlas de forma segura

Mi hijo se va de colonias: cómo disfrutarlas de forma segura

Foto: Jeff Turner

Campamentos de verano, colonias, cursos de idiomas en la montaña… al finalizar el colegio muchos niños cambian los pupitres y los parques urbanos por piscinas, bosques y tiendas de campaña. Conocer algunas medidas básicas de seguridad puede evitarles más de un susto. La Generalitat de Catalunya ha elaborado un práctico manual al respecto del que recogemos sus principales recomendaciones.

Básicos en la mochila
Linternas, cantimploras, crema de protección solar, una gorra, un impermeable y la tarjeta sanitaria deben formar parte del equipaje obligatorio al igual que prendas de vestir cómodas, calzado adecuado para caminar por la montaña y sandalias que recojan bien el pie. Además es recomendable llevar repelente de mosquitos y gafas de sol.

Si tu hijo tiene menos de 14 años y viaja sin ti, te recomendamos que, si aún no lo es, lo hagas Socio Junior. Es gratis y ofrece, entre otras ventajas, ayuda médica profesional si tiene cualquier malestar (tendrá asistencia médica en excursiones, campamentos o viajes de estudios en cualquier lugar del mundo). Tener este carnet en la mochila también es sinónimo de tranquilidad.

Disfrutar de la piscina
Para evitar lo que popularmente se conoce como “corte de digestión” no se debe entrar de golpe en el agua después de comer, si se ha estado al sol durante un buen rato o si se ha hecho ejercicio físico intenso. Y para moverse por el entorno de la piscina y las duchas son indispensables las sandalias de baño, que evitan infecciones y posibles resbalones.

De excursión por la montaña
Tu hijo debe tener claro que nunca hay que ir solo por el monte y que, para evitar perderse o sufrir un accidente, es importante no alejarse del grupo y seguir los caminos señalizados. No debe cargar con mucho peso la mochila de las excursiones (se recomienda un máximo de 3 kilos para niños de 6 y 7 años, que puede llegar hasta los 12 kilos entre los de 16 y 17 años) y en ella hay que llevar todo lo necesario (frutos secos, cantimplora, linterna…); las manos deben quedar libres porque gracias a ello pueden evitarse posibles caídas.

Caminar por la carretera
Cuando no hay más remedio que hacer alguna parte del trayecto de una excursión siguiendo el camino de una carretera, es importante que tu hijo sepa que hay que caminar siempre por la izquierda y por el arcén. El grupo debe desplazarse en línea y, si caminan de noche, es muy recomendable ir con chalecos reflectantes homologados y con linternas, sobre todo el primero de la fila (la luz debe ser blanca) y el último (mejor con una luz roja). Para cruzar la carretera hay que elegir siempre zonas en que la visibilidad sea máxima.

Qué hacer ante una tormenta
Si se produce cuando están en el interior de un refugio o casa de colonias, explícale que para reducir el riesgo de accidentes debido a la corriente de aire deben cerrarse las puertas y las ventanas. También hay que evitar los suelos mojados y no acercarse a objetos metálicos.

recomendaciones tormenta montaña

Foto: Ken

Si la tormenta les sorprende en plena montaña debe recordar no ponerse nunca debajo de un árbol, resguardarse en una cueva o tocar paredes húmedas. Tampoco debe salir corriendo y, por supuesto, no abrir el paraguas en caso de que llevara uno.

Sobre todo, información
Y recuerda que no sólo es importante que él esté protegido, sino que también tú tienes que estar informado que con quién está y dónde a lo largo de los días que dure el viaje. ¿Qué ruta hará? ¿Quién es su monitor? En caso de tener que localizarlo, ¿dónde tendrás que llamar? Son datos básicos que deberás tener a mano en el caso de tener que contactar con él por algún imprevisto.

¡Felices colonias para los hijos y felices vacaciones y descanso para los padres que se quedan en casa! 🙂