Ciudades sin señales y… ¡sin accidentes!

En muchos barrios de nuestro país aún resuenan aquellas manifestaciones vecinales que cortaban el tráfico para reclamar a las autoridades la instalación de un semáforo. Pasados los años su uso se considera imprescindible, pero los semáforos y las señales de tráfico en determinados puntos de las ciudades podrían tener los días contados. Desde hace un tiempo siete ciudades del norte de Europa de cinco países distintos –Holanda, Alemania, Bélgica, Dinamarca e Inglaterra– han participado en el proyecto europeo “Shared space” o “Espacio compartido”. Y los resultados han sido más que satisfactorios.

_78615004_sharedspace

Al principio, la idea podría parecer descabellada: eliminar todas las señales y los semáforos de una determinada zona, ya sea un cruce, una plaza o una población entera. La finalidad es racionalizar la circulación de vehículos y peatones, de manera que cada usuario de la vía sea responsable de sus actos.

Según los expertos en circulación,  sin señales prestamos más atención a lo que ocurre a nuestro alrededor. Sin ellas, los usuarios de la vía  –peatones, ciclistas y automovilistas— llegan, se observan y pasan ordenadamente; se respetan y actúan de manera más cauta. Y aunque a priori pueda resultar contradictorio, circular así facilita la fluidez en lugares con alta densidad de tráfico y evita accidentes.

En la pequeña localidad de Poynton, en el centro de Inglaterra, existía un cruce de caminos muy transitado por camiones y vehículos, cuyos semáforos alargaban las esperas y generaban continuas congestiones. Se decidió eliminar semáforos y señales, y remodelar el cruce creando dos minirotondas seguidas. El resultado fue una circulación más cómoda y sin atascos.

Foto: Fletsberaad

Foto: Fletsberaad

En Wolwega (Holanda), se optó por transformar completamente la intersección de una plaza, eliminando incluso las aceras para peatones y situando todo el firme a un mismo nivel, y en Makkinga, también en Holanda, se eliminaron todas las indicaciones, informando en la entrada de la población de que se trata de una zona “Libre de señales”.

¿Cómo debemos circular en un sector sin señales?

El conductor identifica las zonas sin señalizar por su suelo rojo. Al verlas, los usuarios disminuyen la velocidad y se ponen en alerta: deben negociar de modo visual y social quién y cómo se circula.

Según el ingeniero de tráfico holandés Hans Monderman, la idea es “hacer las carreteras más seguras, dando la sensación de que son inseguras”. Y las cifras lo corroboran: en las zonas donde se ha aplicado la receta han descendido drásticamente los accidentes. En Frisia (Holanda), las hospitalizaciones por accidentes de circulación se han reducido a la mitad en 11 años.

Shared_Space_284px

Hasta ahora se han probado con éxito en lugares con poca densidad de población, y en zonas de 30 km/h, y ya se está ensayando en determinadas zonas de Londres.

Si estás de vacaciones por alguna de estas poblaciones y te encuentras circulando por áreas sin señalizar o se empieza a implementar en casa este sistema de circulación libre de semáforos y señales, es suficiente con confiar en tus habilidades al volante y asegurarte que llevas un buen seguro de automóvil.