5 ideas para ayudar a tu hijo en la vuelta a la universidad

vuelta a la universidad en septiembre

Imagen: John Loo

Tu hijo está a punto de empezar un nuevo curso en la facultad o incluso se estrena como estudiante universitario. Pero tras las largas vacaciones de verano puede que al principio le cueste volver a la rutina de los madrugones, las clases y las horas de estudio en casa. Puedes ponérselo más fácil si sigues estos consejos:

1. Proporciónale un espacio de trabajo adecuado
Una buena mesa, correctamente iluminada y con muebles auxiliares que le permitan tener ordenados sus apuntes y libros de consulta le ayudará a concentrarse y estudiar. Y si por problemas de espacio no podéis disponer de esta “área de estudios” en casa, anímale a que acuda a las salas de estudio de las bibliotecas públicas o de su universidad.

2. Fomenta el uso de nuevas herramientas
Las “apps” destinadas a facilitar la tarea de los estudiantes son cada vez más numerosas. Compartir y editar un mismo documento en grupo, guardar notas y enlaces debidamente ordenados o hacer presentaciones dinámicas y muy atractivas visualmente es mucho más fácil gracias a herramientas como Google Drive, Evernote o Prezi, por poner algunos ejemplos. Infórmate sobre ello y recomiéndale a tu hijo las que consideres más interesantes.

3. Dale un menú bueno para su cerebro
Falta de atención, cansancio, dificultad para concentrarse… son algunas de las consecuencias de una dieta desequilibrada, que puede hacer que el rendimiento en los estudios de tu hijo baje. Para evitarlo es fundamental que no salga de casa sin haber desayunado bien. La primera comida del día debe incluir un cereal (pan, muesli…), un lácteo y una fruta, y debe aportar la cuarta parte de la energía que consumimos a lo largo del día, aconsejan desde el Ministerio de Sanidad. Si los horarios os lo permiten desayunad juntos: es una buena manera de hacer que esta sana costumbre se convierta en rutina.

4. Ayúdale a elegir su método de transporte de forma responsable

Estudiante en moto

Imagen: Jaume Escofet

En bicicleta, en moto, en transporte público, en coche… las opciones para ir de casa a la universidad son muchas, y a la hora de escogerlas no solo hay que tener en cuenta la distancia y la comodidad. También es importante ser conscientes de su impacto medioambiental.

  • Si la universidad está lejos y debe coger el coche, compartir el trayecto con otros estudiantes que vivan cerca es una opción que cuida el medio ambiente y que, además, abarata costes. Si es tu hijo quien tiene que conducir y no se siente del todo cómodo al volante, acudir a un curso de conducción segura o de perfeccionamiento, como los que ofrece el RACC, puede ayudarle a ganar seguridad y capacidad de reacción ante un imprevisto.
  • Si está cerca de casa y acude en bicicleta o en moto, hacerle socio Rider del RACC  le será de gran utilidad en carretera.

5. Fomenta también sus ratos de ocio
Aunque los estudios absorban buena parte del tiempo de tu hijo, es muy importante que no abandone sus hobbies por completo. Hacer deporte o salir a divertirse con sus amigos de vez en cuando le ayudará a despejar la mente y rendir mejor cuando se ponga a estudiar.

No hay respuestas