El precio de competir en el mundial de MotoGP

Las cifras para competir una temporada en la categoría reina del mundial no están al alcance de cualquiera. Pero ¿cuál es el precio para poder hacerlo?

Albert Arenas | Foto: MotoGP

A nadie se les escapa que participar en la máxima categoría del mundial de MotoGP no está al alcance de la mayoría de pilotos, ni por nivel ni por economía, ya que optar a una moto satélite puede llegar a costar más de dos millones de euros por temporada a un equipo, y eso sin contar el resto de gastos como recambios, personal o logística. En el caso de un equipo oficial de fábrica, el gasto se dispara hasta más de tres millones.

MotoGP ha evolucionado mucho en los últimos años. Desde la era de 500 cc y dos tiempos, hasta la llegada en 2002 de las 990 cc de cuatro tiempos y posteriormente de las 800 cc, la aparición de las 1.000 en 2012 y la electrónica común, permitió una reducción de costes y una mayor igualdad en la parrilla, al menos, entre los equipos satélite. Estas motos superan los 360 km/h, desarrollando unos 250 cv con un peso de solo 150 kg. Prototipos con un nivel de exigencia feroz y que solo los mejores llevarán a la victoria.

En una atípica temporada 2020, donde hemos visto ganar a pilotos sobre monturas satélite como Fabio Quartararo (Petronas Yamaha) o Miguel Oliveira (KTM Tech3), la igualdad se presume máxima. La ausencia del piloto RACC Marc Márquez y la poca competitividad demostrada por HRC y Yamaha en las primeras carreras dejan como claros favoritos a equipos satélite y a otros oficiales como KTM y Ducati.

 

La moto

Yamaha | Foto: MotoGP

Pero ¿cuál es el precio para poder competir con garantías en un mundial? Como hemos dicho al inicio, el precio de una MotoGP oficial supera los tres millones de euros por temporada, eso sí, sin contar el coste del desarrollo una vez acabada la moto. Para los equipos satélite, el precio de alquiler de las dos motos necesarias por piloto para competir se reduce en aproximadamente un millón de euros, siendo el coste final de algo más de dos millones. Este precio da derecho a las evoluciones de la marca pero no a los recambios y consumibles necesarios para competir.

Por partes, el coste de un motor ronda entre los 200.000 y los 250.000 euros según fabricante, teniendo en cuenta que su parte más cara son los cambios seamless, una pieza aparecida en las últimas temporadas cuyo coste es de 650.000. El sistema electrónico, con sus sensores, cables y panel, rondan los 100.000 €. Como ejemplo, el panel cuesta 2.500 € y ningún componente electrónico baja de los 1.000 €.

El sistema de frenado es otra de las piezas costosas de una MotoGP. Según establece el reglamento de la FIM, el precio de un kit de frenado delantero compuesto por tres pares de pinzas, 10 discos de carbono, tres cilindros y 28 pastillas está fijado en 70.000 €, teniendo que sumar el resto de piezas extra necesarias para completar la temporada.

El único componente que no deben pagar son los neumáticos. El proveedor actual, Michelin, suministra un total de 22 neumáticos por piloto y Gran Premio: 10 delanteros y 12 traseros de seco en los tres componentes disponibles (blando, medio y duro), consiguiendo un juego adicional en el caso de participar en las dos sesiones de clasificación. En el caso de lluvia, los pilotos disponen de 13 neumáticos de lluvia (6 delanteros y 7 traseros), ampliándose a un juego más en caso de lluvia en al menos cuatro de las sesiones de viernes y sábado. Al margen, las llantas de fibra de carbono tienen un precio de 4.000 € por unidad.

A todos estos gastos hay que añadir la posibilidad de una caída, un arrastrón puede salirle al equipo por unos 15.000-20.000 € en reparaciones con el cambio de carenado, reposapiés o manetas de freno entre otros. Si la caída es grave, puede suponer más de 100.000 € con el cambio de otros componentes como llantas, discos de freno, radiadores, etc. En el caso de dañar elementos estructurales, como el chasis, la electrónica o las suspensiones, la cuantía podría superar los 500.000 €. El coste aproximado anual puede llegar a los 3,5 millones de euros.

 

El equipo

Sergio Garcia | Foto: MotoGP

La infraestructura de un equipo de asistencia ronda entre las 30 y las 40 personas durante las 19 pruebas que suele tener un campeonato. Esto significa entre 1.000 y 1.500 € de desplazamiento por Gran Premio, dependiendo el destino, a lo que hay que sumarle el jefe de equipo, los pilotos y demás componentes. Aproximadamente la cifra se redondea en unos 35.000 € por persona, incluyendo alojamientos.

Los sueldos de los pilotos pueden oscilar desde los 200.000 € a cantidades astronómicas como los 15 millones que, según diversas fuentes, cobra el ocho veces campeón del mundo Marc Márquez de HRC.

Los hospitality de cada carrera cuestan alrededor de dos millones por temporada, un elemento clave para la manutención del equipo y afines a él y que en las últimas temporadas se ha convertido en una pieza clave más para la imagen de la marca. A esto le sumaremos los camiones, gasolina para desplazamientos y demás apoyo logístico.

 

Patrocinios

Xavi Vierge | Foto: MotoGP

En la categoría reina, los equipos reciben 2,5 millones por piloto por parte de los derechos televisivos de Dorna. Pero conociendo los gastos derivados, estos no son suficientes para sufragar los costes totales, por lo que se hace inevitable la aparición de los patrocinios.

Según datos de la calculadora de RTR Sports Marketing, el patrocinio total de un equipo puntero rondaría los 12.200.000 € por temporada, variando las condiciones según exigencias de resultados y uso de la imagen del equipo. Esta cifra variará si se opta entre un top5 y un top10, entre los 2 y los 6 millones de un equipo satélite.

Si bien estos precios dependen de multitud de factores, las aportaciones de patrocinios de menor entidad en un equipo ‘top’ se sitúan entre los 2 y 4 millones, mientras que en uno satélite se pueden conseguir a partir de los 200.000 €.

 

Coste total

Pol Espargaró | Foto: MotoGP

Con todo lo expuesto, más otros gastos derivados –como la sede principal del equipo–, el presupuesto anual de un equipo medio de la categoría de MotoGP ronda los 15 millones de euros, mientras que el de un equipo oficial de fábrica puede superar perfectamente los 40, teniendo en cuenta que estos dependen de una marca que debe diseñar, desarrollar y evolucionar sus monturas.

Comentarios
  1. Impresionantes las cifras que ponéis, no me imaginaba que fuesen tan desorbitadas. Gracias por la información, es bastante curiosa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *