Tu coche dice mucho de ti

El coche nos define

Seguramente si te pedimos que pienses en el dueño de un coche deportivo la imagen que aparecerá en tu mente será bastante distinta a la de tu prototipo de conductor, por ejemplo, uno de estilo clásico. Y es que el tipo de vehículo que elegimos para conducir puede decir mucho de cómo somos.

El color de la carrocería nos define

La relación entre el color del coche y la personalidad es una de las más estudiadas. Según un estudio del diario abc, las personas que eligen coches negros se consideran inteligentes y creativas, y las que conducen vehículos de color azul son empáticas y objetivas. En cambio las que prefieren los rojos son más introvertidas y algo impulsivas, y las que se decantan por el gris metalizado suelen tener una gran estabilidad emocional.

El color de la carrocería nos define

¿El género influye?

Aunque cada persona es un mundo, como regla general podríamos afirmar que a la hora de elegir un coche sí que existen diferencias entre hombres y mujeres. Para ellos el coche de sus sueños suele ser un deportivo o un todoterreno. Las mujeres, en cambio, suelen decantarse más por vehículos de estética retro.

¿Pero por qué nos gustan más unos tipos de diseño que otros?

La posición y tipo de faros, las dimensiones del capó y del parabrisas… pueden dotar a los vehículos de cierta personalidad. Así…

  • Los de faros circulares y líneas redondeadas transmiten inocencia.
  • Los de grandes faros rectangulares y capó ancho connotan madurez.
  • Los de faros triangulares y parabrisas estrechos aportan jovialidad.
  • Los de faros estrechos, un gran capó y una amplia parrilla transmiten sensación de poder.
¿Prefieres los de un determinado país?

El país de procedencia del coche que conduces también puede decir mucho de ti. Por ejemplo, los que prefieren los coches alemanes suelen ser conservadores: no les gusta el riesgo y buscan vehículos de excelente y demostrada calidad. En cambio, los que apuestan por marcas asiáticas suelen ser más prácticos y su prioridad es una buena relación calidad-precio.

Y una vez lo tienes… ¿cómo lo cuidas?

Los cuidados que dedicas a tu coche son otro punto a tener en cuenta. Por ejemplo, las personas que lo limpian a menudo suelen ser perfeccionistas, ordenadas, responsables… En cambio, las que no se preocupan tanto por su aspecto lo ven más como una necesidad, como una herramienta práctica que les permite moverse con comodidad.