¿Sabrías conducir por la izquierda?

Aunque sea un dato que sorprenda, en alrededor de 60 países se debe conducir por la izquierda: Australia, India, Malta, Jamaica, Chipre, Irlanda, Reino Unido o Tailandia son sólo algunos de ellos, por lo que si tienes pensado viajar a una de estas zonas próximamente te conviene tener en cuenta unos cuantos consejos para conducir seguro/a. Dos son los principales aspectos en los que deberás tener especial cuidado: el interior del vehículo y su circulación por las carreteras y autopistas.

Señal de aviso en Chipre. Foto de Dickelberds

Señal de aviso en Chipre. Foto de Dickelberds

Nuevas sensaciones al conducir por la izquierda

Cuando te sientes al volante, lo primero que descubrirás es que todo, absolutamente todo en el interior del automóvil está en su lugar… pero hay sorpresas.

  • El cambio de marchas. Lo encontrarás situado a la izquierda y aunque conducir con el cambio a la izquierda no es difícil, si llevas años haciéndolo al revés, tus actos reflejos buscarán el cambio de marchas en la maneta de la puerta y te hartarás de bajar la ventanilla involuntariamente. Por eso te conviene habituarte a los nuevos movimientos antes de salir a la carretera. En poco tiempo te acostumbrarás a usar la nueva mano.

  • Optar por un coche automático. Es una posibilidad, pero no te confíes: también tendrás que acostumbrarte a la conducción automática, ya que el pedal del embrague desaparece y sólo existe un gran pedal de freno y el acelerador.

conducir por la izquierda

Foto de Ted & Dani Percival.

En carretera

La salida a la carretera es un aspecto algo más complicado. Son muchas las rutinas que tenemos aprendidas que aquí no te servirán. Las incorporaciones a la vía, las autopistas, adelantar, el acceso a las rotondas…, todo se debe realizar al revés, y tus miradas por el retrovisor deben empezar por el de la derecha.

  • Aceras. Ya nada más salir, el primer obstáculo son las aceras, sí, los bordillos. Hay una tendencia durante los primeros días a irse hacia la izquierda, con el riesgo de «acariciar» a alguno de los coches estacionados junto al bordillo o subirse a este con el consecuente susto que se puede llevar un peatón. Un truco para que no ocurra y, al mismo tiempo, evitar que salgamos en algún video de televisión de pifias varias, consiste en tomar como guía la raya del centro y mantenerla a una distancia adecuada.

  • Rotondas. En las rotondas debes incorporarte respetando el sentido horario –el contrario al nuestro–, y cuando salgas recuerda que debes hacerlo por el carril izquierdo de la ruta que tomes.

  • Carriles. En carreteras y autopistas intenta mantenerte pegado al carril izquierdo, ya que el derecho es el reservado para adelantar. Como aquí, pero al revés: recuérdalo si no quieres organizar una buena caravana. Y no te despistes: para salir de la autopista lo harás por la izquierda.

  • Cruces. Una de las situaciones en las que tendrás que prestar más atención son los cruces. Por mucho que te habitúes a conducir por la izquierda, ten cuidado, ya que no esperamos que los vehículos aparezcan por donde estamos acostumbrados. Mira a ambos lados y reincorpórate de nuevo al carril de la izquierda. Si no quieres volverte loco/a, un buen consejo es seguir un vehículo que realice el mismo giro que tú. Y recuerda que si un día tienes algún percance, puedes contar con la mejor asistencia en carretera.

La primera vez que te dispongas a conducir por la izquierda debes recordar la cautela con la que circulabas en tus primeros días de carné: no tengas prisa y piensa en todos tus movimientos antes de efectuarlos. Sé prudente.