¿Qué es el AdBlue y cómo se debe recargar?

En 2015 la UE puso en marcha la normativa Euro6, que incluye el sistema SCR en los vehículos diésel para reducir las emisiones de gases contaminantes que expulsan al circular. El AdBlue es una solución de urea que elimina los contaminantes nocivos, convirtiendo el óxido de nitrógeno tóxico (NOx) en nitrógeno (N2) y vapor de agua. Este líquido se almacena en un depósito del vehículo a parte, y no entra en contacto con el carburante.

Cómo saber si el coche utiliza AdBlue

En el momento de la compra de un vehículo, tanto si es nuevo como usado, el concesionario o vendedor podrá informarte de sus características, y especificar si funciona con tecnología AdBlue. Ante la duda, puedes observar si junto al deposito del combustible, encuentras otro con un tapón de rosca azul, reservado para el AdBlue. En algunos modelos, este depósito está ubicado en el maletero o junto al motor. También puedes consultar el manual de instrucciones de tu vehículo para localizarlo.

Recargar el AdBlue: ¿se hace igual que al repostar gasolina?

Puedes pedir en el taller que carguen el depósito de AdBlue cuando vayas a la revisión del coche. También puedes hacerlo tú mismo en cualquier momento. Podrás adquirir este líquido en muchas estaciones de servicio, tanto en surtidores como en formato garrafa.

  1. Ponte unos guantes para evitar el contacto directo con el líquido.
  2. Localiza el depósito de AdBlue en el vehículo, con tapón de color azul.
  3. Conoce la capacidad máxima del depósito para no superarla.
  4. Abre el depósito y vierte el líquido en el interior con cuidado.
  5. Una vez esté lleno, enrosca el tapón y asegúrate que está bien ajustado.
  6. Comprueba en el panel de control que el nivel de AdBlue se ha recargado correctamente.

Ten especial cuidado…

  • Este líquido va en un depósito aparte, nunca mezclarlo con el carburante.
  • El AdBlue tiene un periodo de caducidad de 1 año.
  • En invierno, el líquido se congela a una temperatura de -11 grados.
  • En verano, no lo expongas al sol directo, y consérvalo por debajo de los 30 grados.
  • El AdBlue puede dañar materiales del coche, sobre todo plásticos y pintura.
  • Durante la recarga, evita el contacto directo con la piel y los ojos.

En caso de tener alguna duda, pide ayuda a tu taller. El AdBlue es un líquido corrosivo y debe manipularse siempre con seguridad.

Comentarios
  1. Belvis

    ¡¡Pamplinas!! Comprendo la necesidad de llevar a cabo una transición educativa sobre la movilidad en la sociedad, pero en serio, ¿por qué no volcarse en informar sobre la movilidad eléctrica directamente y dejar de publicitar los combustibles fósiles? Un cordial saludo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *