No te dejes el cuello en la carretera: evita el latigazo cervical con el reposacabezas

En la ingeniería del automóvil, pocas cosas se dejan al capricho o azar. Todo elemento y accesorio de un vehículo tiene su porqué y no suele ser subestimable. Hoy en día, en un contexto en el que los coches cada vez son más inteligentes y disponen de sistemas de seguridad de última tecnología, también vale la pena poner en valor un elemento más “veterano”, tan obvio y primordial como es el reposacabezas. Su correcto uso previene una de las consecuencias más frecuentes no sólo de grandes accidentes, sino también de pequeños impactos: el latigazo cervical.

¿Qué es el latigazo cervical?

El latigazo cervical es el movimiento brusco que realiza el cuello y la cabeza de los ocupantes de un vehículo cuando se produce una colisión. Este movimiento puede provocar lesiones de diversa gravedad: desde un esguince cervical hasta una lesión medular, incluida una tetraplejia.

¿Cómo lo puedo evitar?

El reposacabezas es nuestro gran aliado:Uso del reposacabezas

  • Evidentemente, no debe retirarse del vehículo.
  • ¿A qué altura debe estar? En línea con la parte superior de la cabeza.
  • Hay que ajustar el asiento de modo que la distancia entre la cabeza y el reposacabezas sea mínima (4 centímetros máximo).
  • Cuanto más vertical, mejor: No debe inclinarse la cabeza hacia atrás para alcanzar el respaldo.

¿Cómo funciona el reposacabezas?

El reposacabezas dirige la energía del choque a la estructura del asiento, aliviando la tensión de la cabeza y el cuello. Es especialmente efectivo en caso de choques traseros a baja velocidad (colisiones por alcance) y en el rebote de colisiones frontales.

¿Sabías que…?

  • Los accidentes de tráfico causan el 98% de las lesiones cervicales.
  • A 9 km/h ya pueden registrarse daños en el cuello en caso de impacto.
  • Las mujeres, por tener menos musculatura en el cuello, y las personas altas (por tener el cuello más largo) tienen más riesgo de sufrir lesiones cervicales.
  • Muchos vehículos disponen de un sistema de reposacabezas activo, que en caso de choque acompaña el movimiento de la cabeza, reduciendo así el riesgo de lesión.
  • Las consecuencias del latigazo cervical pueden aparecer justo después del accidente o al cabo de unas horas, días o incluso semanas.

Más información sobre sistemas de seguridad pasiva en el automóvil aquí.

Y recuerda que, si eres socio del RACC, tienes a tu disposición el Servicio de Asistencia Sanitaria Urgente 24 horas en accidentes de tráfico.