Los accidentes de tráfico más insólitos

accidentes insólitos

Foto: Omar Landeros

Los accidentes de tráfico son algo muy serio porque pueden provocar tragedias personales, por lo que hay que mantener un profundo respeto. No obstante, algunos nos sorprenden por lo absurdo y por lo insólito de su naturaleza. Hay ejemplos en que directamente nos preguntamos: ¿pero en qué estaba pensando?

Hay multitud de casos graciosos sin consecuencias para las personas que podemos ver por la red. Por ejemplo, una mujer que casi metió su automóvil en un barco, un coche en Rusia que se quedó colgando del cable de un tranvía, un auto que inexplicablemente acabó en el tejado de una casa victoriana de Londres e incluso un conductor japonés que metió su coche en una entrada de metro. Encontramos paradojas como el camionero que provocó un accidente por atragantarse con un trozo de manzana, pero que a la vez se salvó de morir de asfixia cuando se golpeó contra el volante, o situaciones absurdas como la de un hombre que se estrelló con su coche contra una pizzería y en vez de preocuparse pidió una pizza. Y, como en uno de los accidentes de tráfico curiosos del siguiente vídeo, hemos podido ver también algunos coches dentro de piscinas.

Robos que acaban mal, Pedro Picapiedra y colisiones con factura millonaria: más accidentes curiosos

  • En 2012 una mujer robó una camioneta en la ciudad texana de Sant Angelo. Diversas patrullas de policía empezaron a perseguir a la sospechosa. La persecución se desarrolló por distintos lugares de la ciudad hasta que la mala suerte (para la mujer) hizo que se estrellara delante de la comisaría de policía de la ciudad. La cara de sorpresa de los agentes debió ser espectacular. Fuente: Neatorama.com.
  • Un caso que acabó no en un choque sino en dos, fue el publicado por el Naperville Sun, también en 2012. La historia empieza una tarde de junio cuando una mujer norteamericana de 66 años estampó su vehículo contra un negocio local. Hasta aquí podría ser un incidente de tráfico más, aunque no es muy frecuente empotrar un vehículo dentro de una tienda. Lo realmente sorprendente es que la tarde del día siguiente la misma mujer volvió a estampar otro vehículo contra otro establecimiento de la misma ciudad. La mujer alegó que en los dos accidentes había tenido problemas con los frenos. No obstante, la policía declaró que ‘no tenía mucho sentido’ porque se trataba de dos vehículos diferentes. Lo más plausible, según fuentes policiales, es que la mujer confundiera el pedal del acelerador con el del freno en ambos casos. Fuente: Huffington Post.
  • A Pedro Picapiedra le salió un imitador en la pequeña ciudad de Roseville, en el Estado norteamericano de Michigan. La mayoría de los conductores no conducirían un automóvil si los frenos no funcionaran. Este no es el caso de un joven norteamericano de 24 años, que confió en su capacidad de poder frenar el coche al estilo de los Picapiedra. Como era de esperar, el invento no le salió muy bien y se acabó llevando cuatro coches por delante. Nadie salió herido, solo los coches tuvieron unas cuantas abolladuras y seguramente la reputación del chico quedó en entredicho. Como es lógico, el conductor tuvo que presentarse al juzgado al poco tiempo. En ningún momento el joven estuvo bajo los efectos del alcohol o de ninguna droga, simplemente estaba muy cansado, según informó el atestado policial. Fuente: Neatorama.com.
  • Y aquí va el que es probablemente el accidente más raro y uno de los más caros de la historia de la conducción. Según el diario japonés Asahi Shimbun, en 2011 ocho Ferraris, tres Mercedes, un Lamborghini y dos Toyotas sufrieron un choque múltiple en una autopista de la prefectura de Yamaguchi, al sur del país. Los automóviles se dirigían en caravana hacia la ciudad de Hiroshima a celebrar un acto. Según la prensa japonesa el accidente se produjo cuando el conductor de uno de los conductores de los Ferraris intentó cambiar de carril y se estrelló contra la mediana de la autopista. Algunos de los testigos del choque afirmaron que los vehículos excedían el límite de velocidad. El coste total del incidente subió a más de 300 millones de Yenes, o lo que es lo mismo, más de dos millones de euros. Fuente: BBC.
  • También resultó carísimo el accidente que se produjo en Mónaco en 2011, el lugar del mundo con más coches caros por kilómetro cuadrado, con una valoración de casi 800.000 euros. Un Bentley Azure chocó contra un Mercedes Clase S, y como consecuencia acabó impactando también contra un Porsche, un Aston Martin, un Ferrari y un Rolls Royce. La conductora y los acompañantes se quedaron dentro del coche, sin saber o sin querer reaccionar. Fuente: Herald Sun.

Aunque uno siempre está seguro de que no le va a pasar nada parecido, siempre es mejor tener contratado un buen seguro de coche, por si acaso :). Y que pueda ofrecer una atención adecuada y personalizada en los #MomentosClave.