Cinturón de seguridad, un invento con 55 años y 1 millón de vidas salvadas

El cinturón de seguridad ha salvado la vida a más de 1 millón de personas a lo largo de su historia. En el más de medio siglo de existencia se ha convertido en el elemento de seguridad tanto pasiva como activa más importante y sigue salvando a más de 100.000 conductores y pasajeros cada año.

El cinturón de seguridad ha salvado la vida a más de 1 millón de personas a lo largo de su historia

Historia del cinturón de seguridad

La historia del cinturón empieza en los años 20 del siglo pasado cuando algunos aviones de combate empezaron a utilizar correas para sujetar a los pilotos. Eran “proto-cinturones”, y más que amortiguar los impactos de un choque, pretendían evitar que el aviador saliera despedido, ya que no se instalaban cabinas en lo aeroplanos por esas épocas.

Los primeros cinturones para coche fueron instalados por médicos –de manera rudimentaria– horrorizados por los efectos de los accidentes en las víctimas. El parque automovilístico estaba creciendo y también los accidentes, por lo que los doctores recomendaron encarecidamente a los fabricantes que introdujeran los cinturones de serie en sus modelos.

Casi 3 décadas después de la invención del cinturón, el empresario y diseñador de automóviles Preston Tucker desarrolló el primer vehículo con cinturón de seguridad abdominal: el Tucker Sedan de 1948. Desgraciadamente, el Trucker Sedan fue un fracaso comercial y el cinturón quedó durante años en un segundo plano. Hubo también algún modelo de la General Motors que incorporaba cinturón, pero el conductor tendía a desconfiar de un coche con medidas de seguridad, ya que eso indicaba que, en origen, el automóvil debería ser poco seguro.

Volvo, en el origen del cinturón actual

Pero la historia del cinturón cambió radicalmente gracias al ingeniero de Volvo Nils Bohlin. En 1957 la marca sueca culminó el diseño de un nuevo modelo de cinturón que es el que utilizamos hoy en día. Bohlin se dio cuenta de que para evitar las lesiones de columna que provocaban los cinturones de cadera era fundamental sujetar el cuerpo como un todo. La solución fue integrar un tercer punto de anclaje, una tecnología simple, pero se demostró que con una fijación más se reducían considerablemente las lesiones de los accidentados.

La seguridad aumentón con la introducción del cinturón de tres puntos de anclaje

Finalmente, el cinturón de tres puntos de anclaje se incorporó a la carretera por primera vez en 1959 con el Volvo Amazon, el primer coche en integrar la nueva tecnología de serie.

Aunque en un principio Volvo tenía la exclusividad de la producción, al ver que el dispositivo inventado por Bohlin podía salvar muchas vidas en los accidentes de tráfico, la marca sueca optó por liberar la patente. Pero el proceso de generalización del uso del cinturón fue paulatino. Igual que el airbag años después, el cinturón fue ganando terreno en el automóvil paso a paso. En 1967 –8 años después de la primera instalación en el Volvo Amazon– llegó el turno de los asientos de atrás y casi 10 años después, en 1986, le tocó el turno al asiento trasero central, que seguía siendo de cadera mayoritariamente.

La Dirección General de Tráfico ha realizado en diversas ocasiones campañas destacando la capacidad del cinturón de seguridad de salvar vidas.

Por tu seguridad, lleva siempre puesto el cinturón, y para estar más tranquilo, contrata el seguro de coche con el RACC. Encontrarás la póliza adaptada a tus necesidades.

No hay respuestas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *