1896, primera multa de tráfico y primer fallecimiento por accidente

Todavía era el siglo XIX cuando un agente impuso la primera multa de tráfico de la que se tiene constancia. La infracción fue por exceso de velocidad, al alcanzar un coche nada menos que 8 millas por hora (unos 13 km/h) cuando la limitación era a 2 mph.

Primera multa de tráfico por exceso de velocidad

Walter Arnold era el propietario de un Karl Benz, uno de los primeros vehículos a motor del mundo; contaba con un propulsor de cuatro tiempos y un solo cilindro, pero ya era una de las novedades del momento.

El 28 de enero de 1896 Arnold transitaba con su flamante Karl Benz por su localidad, East Peckham, en el Condado de Kent, en el Reino Unido, cuando un policía se apercibió de que superaba la velocidad permitida. El agente salió raudo tras el vehículo con su bicicleta y sin problemas superó y paró a Arnold, que tuvo que pagar un chelín por la infracción. Un chelín que hoy en día tendría una equivalencia de unas 60 libras (73 €).

En aquel tiempo, la legislación disponía un límite de velocidad de 2 millas por hora en ciudades, pueblos y aldeas y 4 mph en zonas no urbanas. Pero poco después, el límite máximo de velocidad aumentó a 14mph, y a partir de 1903 el Gobierno británico aumentó el límite a 20 millas por hora. Curiosamente, en 1930 se suprimieron los límites de velocidad para coches y motos, aunque sólo 4 años después las autoridades impusieron el límite de 30 millas por hora (48 km/h).

Primera muerte por accidente de tráfico de la historia

El año 1896 pasará a la historia no sólo porque se impuso la primera multa sino porque, desgraciadamente, también se contabilizó el primer muerto por accidente de tráfico por coche con motor de explosión.

Primera persona muerta por accidente de tráfico de la historia

El día 17 de agosto, Bridget Briscol se encontraba junto al Crystal Palace, en Londres, cuando un vehículo que aunque declaró que circulaba a 4 millas por hora todo parece indicar que superaba esa velocidad, la arrolló cuando paseaba con su hija May.

El resultado fue fatal porque Bridget murió como consecuencia del accidente a la edad de 45 años e inició la enorme lista de fallecidos por accidente de tráfico que hoy sigue siendo uno de los problemas más graves del mundo.

Si alguna vez te ponen una multa o te ves involucrado en algún accidente de tráfico, recuerda que los socios RACC disponen tanto del Servicio de Recursos de Multas como del Servicio Asistencia Jurídica 24h, con asesoramiento y resolución de consultas ante problema legales que te puedan surgir como conductor, viajero o en el día a día.

Comentarios
  1. Es muy interesante conocer estos detalles de la historia, ya que nos ayudan a contextualizar nuestro momento presente y tomar más conciencia. El hecho de que se produzcan accidentes de tráfico es connatural del uso del automóvil, pero ello no impedimenta que se puedan reducir a un límite mínimo viable.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *