¿Sueño y molestias en el estómago? Cómo sobrevivir al jet lag

Los esfuerzos por ahorrar este año han merecido la pena: por fin has podido viajar a ese país tan lejano que desde hace tiempo soñabas pisar. Pero lo cierto es que has llegado hace pocos días y no te encuentras nada bien: sientes dolor muscular y cansancio generalizado, te cuesta horrores dormir por la noche y tienes sueño durante el día, te duele la cabeza, de repente sufres problemas de tránsito intestinal (estreñimiento o diarrea), te cuesta mucho concentrarte e incluso, si eres mujer, notas las típicas molestias de la regla pese a que no la tienes. “¿Qué me puede estar pasando?” te preguntarás. El jet lag es la respuesta más frecuente.

Claves para prevenir el jet lag

Cuando el ciclo sueño-vigilia se altera
El jet lag se produce debido al desajuste entre nuestro ritmo circadiano, acostumbrado al horario de la zona en la que vives, y las señales que recibe en nuestro lugar de destino. Por ejemplo, si viajas a Australia es muy probable que te cueste dormir por las noches: piensa que cuando allí el reloj marca la medianoche en España son las cuatro de la tarde.

Se calcula que por cada hora de diferencia, nuestro cuerpo puede tardar un día en adaptarse al cambio horario. Y esto puede alterar no solo el ciclo sueño-vigilia, también otras funciones del cuerpo como el tránsito intestinal.

Tomar durante unos días melatonina, una hormona estrechamente relacionada con la regulación de nuestro reloj interno, puede ayudarte a reducir los síntomas del jet lag una vez ha aparecido. Consúltalo con tu médico y, en todo caso, recuerda que gracias a la asistencia sanitaria del RACC puedes disponer de un médico 24h para resolver tus dudas.

Por último ten en cuenta que, tanto antes como una vez has llegado a tu destino, tomar sencillas medidas como las siguientes te ayudará a prevenir el jet lag y también a reducir sus molestos síntomas, que pueden hacer que no empieces con buen pie tus merecidas vacaciones.

Creatividad: Ferran Morales