Si eres motero no puedes perderte estas carreteras

Hay infinidad de carreteras de las que disfrutar, cada motero tiene sus predilectas y cuesta ponerse de acuerdo en un ranking, porque siempre habrá a quien le guste más una combinación de curvas y rectas prolongadas, otros que prefieran un puerto de montaña repleto de curvas e incluso los que quieren largas travesías.

Aun así te vamos a recomendar algunas de las mejores para pasar una mañana disfrutando de la carretera.

En cualquier caso, es imprescindible respetar las normas y tener al día el mantenimiento de nuestra moto, así como andar con cuidado con la meteorología.

N-260, tramo Adrall – Sort

Una auténtica delicia para los amantes de la conducción técnica. Son 47 quilómetros de curvas que van desde los pocos grados hasta horquillas que rozan los 180, pero también hay algunas rectas que permiten ‘estrujar’ la moto. La vía puede ser un poco peligrosa sobre todo en invierno, ya que se pueden generar placas de hielo en algunas curvas, sobre todo cuando pasamos por zonas en las que toca poca el sol.

Puerto de Azáteca

Es la carretera que conecta las poblaciones alavesas de Argadoña y Santa Cruz de Campezo. No tiene curvas especialmente pronunciadas, pero son muy divertidas. El estado de la carretera es bueno y hay muchos tramos en que se añade un carril complementario que permite adelantamientos con seguridad. Los 36 quilómetros nos permitirán disfrutar de unas vistas realmente preciosas. La única pega es que deberemos cruzar algunas poblaciones que nos pararan un poco, pero al fin y al cabo es una carretera que vale la pena disfrutarla.

iStock_000004511482_Large

La PO-255 entre Ponte Caldelas y Cañiza (Pontevedra)

Se trata de una estrecha carretera de 45 quilómetros en la que se pasa por distintos tipos de paisaje. Des de bosques de eucaliptos que dan la impresión de estar conduciendo por algún estado del oeste de Canadá hasta otras más abiertas. Cruza pueblos realmente bonitos donde podemos parar a contemplar el paisaje y  disfrutar de alguna buena comida de la concina del interior gallego. El estado de la carretera es un poco precario en algunos tramos, pero generalmente no resulta peligrosa si circulamos a la velocidad recomendada.

BV-5301 entre Sant Esteve Palautordera y Seva

Es una de las carreteras que cruza el parque natural del Montseny, y probablemente es la más divertida de todas. Es relativamente estrecha y con tramos bien diferenciados. El principio de la ruta es bastante recto y nos garantiza buenas velocidades puntas, pero a medida que vamos ascendiendo las curvas pronunciadas empiezan a aparecer. Es una vía que disfrutaremos mucho, pero debemos ir con cuidado sobre todo durante el fin de semana, que es cuando se produce una punta de tráfico notable.

La C-31 en el tramo Castelldefels – Sitges

Es una vía que ofrece unas vistas del mar Mediterráneo realmente espectaculares y tiene curvas muy divertidas. El único problema es la congestión de tráfico, especialmente en los festivos. Recomendamos madrugar un poco y echarse a la carretera temprano porque realmente vale la pena disfrutar de esta carretera, que en algunos tramos parece que estemos en la autopista del Pacífico de California.

La MA-10 entre Port Soller i Pollença (Mallorca)

Es una de las mejores rutas de toda la lista que presentamos. Se trata de un tramo de 54 quilómetros repleto de curvas y paisajes espectaculares de la Serra de Tramuntana. Es una vía estrecha sin arcén, por lo que no se pueden alcanzar velocidades puntas muy altas, pero es un auténtica delicia para los que les gusta la conducción técnica. El estado del asfalto es mejorable pero no supone ningún problema para la seguridad.

Si te animas a hacer alguna de estas rutas con tu moto, ten en cuenta que, a parte de disfrutar, vale la pena que dispongas de un buen seguro de moto. Tu elijes, ¿terceros o todo riesgo?

No Responses