Ruta RACC: Andorra, el país de los Pirineos

Tags:,

En Navidad viajamos por la geografía andorrana, un lugar donde podremos disfrutar de ocio, compras y deportes de invierno.

Andorra lleva la etiqueta de ser un país para realizar compras, algo muy alejado de las actividades que pueden hacerse en una zona envuelta de naturaleza y espacios de ocio, al margen de toda la historia que rodea a este pequeño principado. Después de haber recorrido varios puntos de los Pirineos, como la zona de Ripoll a Beget o de la Pobla de Lillet a Llivia, nos adentramos en el país vecino, para lo cual usaremos un Range Rover Evoque 2.0TD4 SE Dynamic, automático y de tracción total.

Nos adentramos en el principado andorrano

El principado andorrano es uno de los estados más pequeños del mundo, con poco más de 78.000 habitantes sobre una superficie de 458 km2, siendo uno de los siete microestados europeos, junto con San Marino, Malta, Luxemburgo, Mónaco, Liechtenstein y Ciudad del Vaticano. En el país encontramos un total de 36.000 habitantes con nacionalidad andorrana, después de haber tenido grandes movimientos migratorios durante los años 50 y 60 del siglo XX, durante los que españoles y, en menor cantidad, portugueses se instalaron en los Pirineos.

Antes de empezar, al tratarse de un país no comunitario, tendremos que revisar que toda la documentación de nuestro vehículo esté en orden y al día, para evitar posibles problemas. Como que no forma parte de la Unión Europea, también se debe tener en cuenta que el servicio de roaming de las compañías de telefonía e internet no estará activo, por lo que el uso de estos servicios resulta caro y es recomendable hacer uso de las conexiones wifi gratuitas disponibles en el país. En caso de ir de compras, hay que saber que el límite máximo para pasar productos industriales por la frontera es de 900 €, que varia en el caso de tabaco o productos agrícolas. Podéis consultar aquí los requisitos.

Empezamos el viaje por el país de los Pirineos con el Range Rover Evoque, un SUV de tracción total en el que llevamos todo el equipo necesario para pasar un fin de semana. Apto para llevar esquís o tablas de snowboard, el modelo pequeño de Land Rover será un vehículo suficientemente preparado en caso de encontrarnos con condiciones adversas de nieve, lluvia o similares, puesto que además de ser de tracción total, también equipamos neumáticos de invierno.

Primera parada, Sant Julià de Lòria

Entrando por la frontera sur, desde Cataluña por la carretera de la Seu d’Urgell, el primer pueblo con el que nos topamos es Sant Julià de Lòria, un centro urbano de 9.200 habitantes con fuerte presencia de comercios y grandes superficies.

Una parte importante de esta primera población también es el ocio y atracciones como el Tobotronc de Naturlandia es una de las actividades más conocidas de este parque temático natural. El Tobotronc es el tobogán más grande de Europa, con 5,3 km de longitud y 400 metros de desnivel, con una bajada de casi 10 minutos a velocidades de vértigo. El Museo del Tabaco-Antigua fábrica Reig es otra de las visitas, que nos permitirá conocer de cerca la historia de este país.

Seguimos hacia Andorra la Vella

Andorra es un principado dividido en siete parroquias –lo que conocemos como comarcas- entre las que Sant Julià ocupa la primera llegando desde Cataluña y a la que tenemos que sumar la de Andorra la Vella, la de Escaldes-Engordany, la de La Massana, la de Encamp, la de Ordino y la de Canillo. Desde Sant Julià, siguiendo por la CG-1, pasaremos por Santa Coloma antes de llegar a Andorra la Vella, capital del principado y capital de estado con mayor altitud sobre el nivel del mar (1.022 m) de Europa. La ciudad también es uno de los principales núcleos comerciales del país, donde no faltan tiendas, centros comerciales y locales de restauración.

Muy recomendable es la visita del camino de la Reguera Solà, un paseo con vistas de la ciudad al lado del río Valira, por el que podremos llegar a la “Noblesse du temps”, una de las esculturas que presiden la plaza de La Rotonda, un enclave histórico situado en el barrio más antiguo de la ciudad. La escultura fue donada el 1999 al estado andorrano por Enric Sabater, confidente y colaborador de Dalí entre 1968 y 1982.

Desde la capital, por la avenida de Carlemany –que fue quien dio la independencia al país–, llegamos al hotel donde pasaremos la noche: el Roc Blanc, uno de los míticos establecimientos del centro del país, ubicado en plena zona comercial de Escaldas-Engordany.

Inaugurado en 1960, fue el primero que disfrutó de los beneficios del agua termal, haciendo el honor de ser un cuatro estrellas superior, donde encontraremos todas las comodidades que precisemos. Después de descansar y comer en su restaurante, recogemos nuestro Range Rover Evoque del parking del hotel, donde hay conexiones para vehículos eléctricos de la marca Tesla, para dirigirnos hacia el parque natural de la Vall de Sorteny.

Subiendo por la CG-3 nos encontraremos con La Massana, donde podremos visitar la Farga Rossell, un antiguo centro de transformación del metal, reconvertido en un museo etnológico sobre el trabajo del hierro. Construida entre 1842 y 1846, fue una de las pocas forjas del país pirenaico.

Un poco más arriba encontramos Ordino

Siguiendo por la misma carretera, la siguiente parada es Ordino, donde podremos visitar su núcleo antiguo, con el Comú de Ordino y la iglesia de Sant Corneli y Sant Cebrià, de época medieval, donde podremos visitar una talla románica de la Virgen María de madera policromada, de finales del siglo XI, una de las más pequeñas del principado con solo 44 cm de altura.

Dejamos Ordino para seguir el viaje hacia el parque natural, haciendo paradas en las iglesias de Sant Martí de la Cortinada, de estilo románico, y de Sant Serni de Llorts, una pequeña iglesia que sustituyó el templo románico original, pero que forma un paraje de gran belleza arquitectónica en el municipio de Llorts.

A pocos kilómetros, pasando el pueblo de El Serrat, llegamos a las puertas del Parc Natural del Valle de Sorteny, el primer espacio natural protegido existente en Andorra. Con 1.080 hectáreas, el entorno constituye una reserva botánica de alto valor, con más de 700 especies de flora de alta montaña –50 de ellas únicas en el Pirineo–, y donde podremos visitar un jardín botánico con plantas subalpinas y alpinas con propiedades. En el Valle de Sorteny también podemos disfrutar de visitas comentadas o excursiones guiadas.

Estaciones de esquí de la Vall Nord

Desde el parque natural, podemos practicar el esquí en la estación de Ordino-Arcalís o en la de Pal-Arinsal en La Massana, las dos estaciones de la Vall Nord.

Después de visitar cualquier de las dos estaciones, volvemos atrás para aprovechar lo que nos reste de tarde para realizar compras en las principales avenidas de Escaldes y Andorra la Vella, antes de una buena cena en el hotel Roc Blanc, donde podremos escoger entre ir al spa o disfrutar de la bañera con hidromasaje de su suite.

Ya descansados, en la segunda jornada de viaje iniciamos la ruta hacia el norte del país y a la frontera con Francia. Por la CG-2, subimos hasta el Santuario de la Virgen de Meritxell, patrona del Principat d’Andorra y donde, según la leyenda, un pastor encontró una imagen de la Virgen en invierno, bajo unos rosales. El pastor se la llevó en casa, pero la imagen volvió hasta tres veces al mismo lugar, donde decidieron construir una capilla.

El santuario original, del cual restan las paredes de la estructura, fue reformado en el siglo XVII, pero quedó completamente destruido el 1972 a causa de un incendio, en el que desapareció la talla románica de la virgen, hasta el momento la más antigua del país.

Totalmente reconstruida en 1976, la talla actual es una reproducción que se puede visitar en la basílica nueva.

Canillo

Siguiendo por la misma carretera, llegamos a Canillo, donde los amantes del motor pueden visitar el Museo de la Moto, justo enfrente de la iglesia de Sant Joan de Caselles, de estilo románico. En el Museo de la Moto se exponen decenas de modelos de marcas y épocas distintas, fabricados entre 1896 y 2013, procedentes de diferentes países, además de reproducciones en miniatura y otros objetos relacionados con las dos ruedas.

En esta ruta, los amantes de los deportes de nieve podrán disfrutar de cualquiera de las estaciones de GrandValira, como son Canillo, Encamp, el Tarter, Soldeu, Grau Roig o Pas de la Casa, nuestro destino final.

Pas de la Casa

En la vertiente francesa llegamos a Pas de la Casa, donde además de la estación de esquí, también encontramos el Circuito de Andorra, el circuito permanente más alto del mundo, situado a 2.400 metros sobre el nivel del mar y en el que cada invierno, a partir de enero, se disputan las G-Series o el Trophee Andros con carreras de coches sobre hielo, además del Ice Gladiators, con carreras de motos.

En Pas de la Casa cerramos un recorrido por el país de 90 km con el Range Rover Evoco, uno de los coches ideales por este tipo de ruta y de clima.

La ruta en imágenes

Sigue la ruta en Google Maps

¿Quieres probar el vehículo?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *