Pequeña historia de un chico de Sabadell: el socio 30.000 del RACC

Eduard Huguet, socio RACCSuena a tópico, pero se le ve sobradamente  preparado. Tiene 17 años. Estudia 2º de bachillerato. Vive en Sabadell. Es el socio 30.000 del RACC en Sabadell y cercanías. Se llama Eduard Huguet.

Para celebrar que el RACC ha llegado a este número en la cocapital de la comarca del Vallés Occidental, le invitamos a un pequeño homenaje en la delegación del RACC en el centro de Sabadell (en la Ronda Zamenhof). Llegó tranquilo, a pie, sin bici –“me la robaron hace unos meses”–, con las ideas muy claras sobre la movilidad de las personas y el tráfico de la ciudades. “No creo que haya un vehículo ideal, uno mejor por encima de los demás –explica–. Cada uno cubre unas necesidades. En el día a día, si hay que desplazarse en un radio pequeño y urbano, me parece una locura coger el coche o la moto. Mejor ira  pie o en bici. Las ciudades y el medio ambiente lo agradecen.”

Eduard Huguet optó hacerse socio RAKK 4u porque “tiene ofertas y coberturas interesantes para los jóvenes”. Además, cree que utilizará el carné “cuando viaje y, más adelante, cuando tenga coche”. De todas las opciones del carné RAKK 4u, se decanta por las “ofertas culturales y también las ventajas con algunas marcas”. “Seguro que lo amortizaré”, asegura.

#MomentosClave

Su primer experiencia con el mundo de la movilidad urbana surgió a partir de los primeros paseos familiares por la ciudad, las primeras veces de ir a por el pan solo y de ir a casa de sus abuelos. Primero como peatón, y después como conductor de bici. “Cuando eres pequeño y vas por primera vez solo por la calle –explica– te sientes importante, independiente y autónomo.”

Su #MomentoClave con el RACC lo recuerda perfectamente cuando “circulaba con mi hermano, de 30 años, por una carretera secundaria a 300 kilómetros de casa, en Aragón, y quemamos el motor. El  RACC nos ayudó cuando más lo necesitamos”.

Ahora, cuando pasea por Sabadell piensa que aún queda mucho camino por hacer “para conseguir llegar a un nuevo paradigma de modelo de transporte, mucho más sostenible y respetuoso con el medio ambiente y con las personas”. Pues eso, sobradamente preparado.