Lugares que deberías visitar antes de que desaparezcan

En nuestro planeta existen lugares únicos que no podemos perdernos. Algunos de ellos corren el riesgo de desaparecer, ya sea por la fuerza de la naturaleza o como consecuencia de la acción humana. Es ahora o nunca que podemos conocerlos y disfrutarlos para ser realmente conscientes de lo importante que es contribuir a su supervivencia. Desde el RACC te lo ponemos fácil para que vivas en ellos una experiencia inolvidable: cuando accedas a la web del Servicio de Agencia de Viajes del RACC usa el potente buscador de vuelos y destinos, encontrarás el que estás buscando.

  • Delta de l’Ebre (Tarragona). Este magnífico parque natural, donde el río Ebro se abraza con el mar Mediterráneo, ha sido siempre modificado por la mano del hombre, quien ha aprovechado sus recursos para la pesca y el cultivo del arroz, en un permanente equilibrio ecológico que le ha permitido ser hoy una de las reservas de aves migratorias más importantes de Europa. Pero su futuro es incierto por la actividad existente río arriba: la construcción de grandes presas y el aprovechamiento del agua para riego no permiten que lleguen suficientes sedimentos para asegurar la constante lucha con el mar, y la regresión del delta es evidente. Por el momento, sus habitantes y los amantes de este entorno debemos intentar preservar la belleza de sus solitarias playas de dunas, sus caminos sinuosos entre las lagunas y el tranquilo ambiente que se respira y que solo se rompe con el croar de las ranas.

2521875089_a9ef578381Una casa típica del Delta de l’Ebre (Tarragona).
Foto de YuriBCN aka JordiVK.

  • Mar Muerto (Jordania e Israel)
    Situado entre Israel, Cisjordania y Jordania, el Mar Muerto es en realidad un lago que solo se abastece de las aguas provenientes de un sobreexplotado río Jordán. Este mar mítico, puesto que ya aparece nombrado en la Biblia, está unos 416 metros por debajo del nivel del mar y es desde hace décadas un privilegiado lugar de descanso. Los hoteles-spa abundan alrededor del Mar Muerto gracias a la terapéutica riqueza mineral de sus aguas saladas, que además nos hacen flotar como si fuéramos muñecos de goma. Precisamente, la ubicación de estos hoteles es lo que más muestra el retroceso de las aguas, pues los establecimientos más recientes sí están en la orilla mientras que otros más antiguos y que antaño estuvieron bañados por sus aguas, ahora deben fletar “coches lanzadera” para acercar hasta la orilla a sus clientes. De seguir así, se calcula que el Mar Muerto podría desaparecer en tan solo 50 años.

11625844894_507321ed91En la foto se ve cómo han descendido las aguas de
este Mar bíblico. Foto de Colin Tsoi.

  • Venecia (Italia)
    La ciudad de los canales se hunde, lo sabemos, pero lo hace a un ritmo vertiginoso, unos cuatro milímetros anuales, según el Instituto de Oceanografía de la Universidad de San Diego en California. Sus magníficos palacios medievales anclados sobre pilares de madera en el fondo arenoso de la laguna se han convertido en un gigante con pies de barro que, unido a los efectos del calentamiento global con el aumento del nivel de los mares en todo el mundo, provoca cada vez con más frecuencia la «acqua alta», o marea alta, inundando amplias zonas de esta ciudad de ensueño. Al pasear por sus estrechas callejuelas podemos ver en las fachadas hasta dónde llega el agua cuando esto sucede y las autoridades italianas llevan años desarrollando iniciativas para frenar su desaparición. Ojalá lo consigan.

14060781253_1972cd6c40Gran Canal de Venecia. Foto de Foto di Spalle.

  • Maldivas
    Situadas en pleno Océano Índico y visitadas por miles de turistas ávidos de playas paradisíacas, estas islas parece ser que tienen los días contados. La mayoría de ellas se encuentran a menos de un metro sobre el nivel del mar, por eso se ha vaticinado que este pequeño país, de unos 380.000 habitantes, desaparecerá antes de finalizar este siglo a causa del aumento del nivel de los océanos. Por ahora, aún podemos disfrutar de este maravilloso lugar, sabiendo además que parte del dinero que dejemos en sus islas se destinarán a la construcción de diques para proteger este idílico archipiélago de arena blanca y aguas turquesas y cristalinas.

5571535840_00ce83cf36Una de las islas de Maldivas, en el océano Índico.
Foto de César García Pont.

  • México D.F.
    ¿Sabías que México D.F. está construido sobre una laguna y que debido a la excesiva extracción de agua de su subsuelo la ciudad se hunde 10 centímetros cada año? Para recuperar esos acuíferos sería suficiente que la lluvia penetrara en la tierra arcillosa, pero como todo está asfaltado le resulta casi imposible hacerlo. Si nos acercamos a la Catedral podremos ver que está hundida casi un palmo respecto a medida original y algo muy parecido sucede en su gran plaza principal, llamada “Zócalo”. Si estáis interesados en descubrir cómo era toda la zona antes de levantar esta enorme urbe basta con dirigiros a Xoximilco, un distrito pintoresco por sus canales naturales de agua que se pueden recorrer a bordo de las típicas barcazas mexicanas decoradas con guirnaldas y bautizadas con nombres de mujer.

mexic08 061Canales de Xoximilco, al sur de México D.F.
Foto de Josep Gtz Torné.