Final de Windows XP: cómo afectará a los usuarios

Final Windows XP

Foto: tharunnamboothiri

Se acerca el fin de una era para uno de los sistemas operativos más extendidos en el mundo y, con toda seguridad, el más apreciado por los usuarios. El 8 de abril Microsoft dejará de ofrecer soporte a Windows XP y Microsoft Office 2003.

Después del 8 de abril de 2014 ya no habrá más actualizaciones de seguridad, ni parches para errores no ligados a la seguridad, ni opciones de soporte —gratuitas ni de pago tampoco—, ni actualizaciones de contenido técnico en la web.

Consecuencias para los usuarios

Que no haya nuevas actualizaciones de seguridad implicará que los agujeros de seguridad descubiertos después del 8 de abril podrán tener consecuencias para los usuarios que aún utilicen Windows XP. Estos usuarios estarán especialmente expuestos a aquellos que intenten aprovecharse de las vulnerabilidades del sistema a partir de su desprotección.

El número de usuarios potencialmente afectados es de aproximadamente un 19%, si bien es cierto que la cuota de mercado de Windows XP se ha ido reduciendo paulatinamente en los últimos meses.

Contar con un antivirus actualizado no garantiza, según todos los expertos en seguridad, una solución óptima. “Windows XP y Microsoft Office 2003 se convertirán en el eslabón más débil de la cadena. Por tanto, es recomendable migrar a la última versión de Windows o, en su defecto, a una más reciente”.

¿Por qué Microsoft deja de dar soporte a Windows XP y Office 2003?

La respuesta de Microsoft es que los productos para empresa y desarrolladores, entre los cuales se incluyen los sistemas operativos Windows y Microsoft Office, disponen de un mínimo de 10 años de soporte (5 de soporte estándar y 5 más de soporte extendido) y que han superado con creces esas fechas.

¿Qué opciones tienen los clientes a partir del 8 de abril de 2014?

Básicamente existen 2 opciones:

  1. Actualizarse a un Windows 8 o a una versión de Windows más reciente.
  2. También se puede optar por seguir utilizando software sin soporte a partir del 8 de abril de 2014. Pero esto supone una serie de riesgos. El uso de software sin soporte supone no recibir soporte público de ningún tipo desde Microsoft, ni actualizaciones de seguridad ni parches de resolución de incidencias. Con ello el sistema se hace vulnerable y se puede someter a su PC a riesgos, además de limitar seriamente su capacidad para aprovechar adecuadamente el potencial del resto de programas. También será mucho más difícil poder actualizar otros programas de software.

Haz que tu ordenador esté siempre a punto, tengas el sistema operativo que tengas: con la asistencia informática 24h del RACC dispones de un servicio que atiene todas tus consultas, sin límite, vía internet y teléfono gratuito las 24 horas, todo el año.

No hay respuestas