¿Está mi hijo preparado para irse de colonias?

Niños de colonias

Foto: agirregaribia

Fomentar el compañerismo y el contacto directo con la naturaleza, reforzar la autoestima, aprender el valor del trabajo en equipo o mejorar el nivel de inglés; son algunos de los objetivos que los niños pueden cumplir si asisten a unas colonias o campamentos de verano. Aunque también es cierto que estas estancias fuera de casa pueden provocar temor o frustración en algunos pequeños. Para evitarlo es básico saber si tu hijo está realmente preparado para pasar unos días fuera de casa sin la seguridad que le proporciona estar con sus padres.

La edad ideal para empezar
Aunque siempre hay que tener en cuenta la madurez del niño, la edad recomendada para empezar a disfrutar de las colonias y campamentos de verano está entre los cinco y los seis años.

De todas formas, para asegurarte de que el niño está preparado, te damos algunas pistas para comprobarlo:

  • Primero de todo, no está de más preguntarle.  ¿Le hace ilusión ir? ¿Se sentirá cómodo estando algunos días fuera de casa?
  • ¿Es lo suficientemente autónomo en tareas como vestirse, comer o asearse? ¿Se verá en apuros en algún momento por alguna de estas cuestiones?
  • ¿Ha dormido fuera de casa antes (por ejemplo en la casa de los abuelos o de algún amiguito)? ¿Ha disfrutado de la experiencia?

Si la respuesta a estas tres preguntas es , también es muy importante elegir actividades que le agraden: deportes acuáticos, colonias artísticas, rutas por la montaña, actividades de aventura… las opciones son muchas, y no hay que olvidar que son días en los que tu hijo debe pasárselo bien. Aunque también se pueden aprovechar para aprender o mejorar el conocimiento de un idioma, las colonias y campamentos deben tener siempre un componente lúdico que sea atractivo para él.

¿Y si no quiere ir?
Si tu hijo se resiste a pasar unos días fuera sin vosotros, puedes animarle pero nunca forzarle. Existen otras alternativas como por ejemplo los casales de verano, que ofrecen actividades muy similares a las colonias y campamentos pero con la diferencia de que los niños duermen en casa. Puede ser un primer paso para los más pequeños que, tal vez al año siguiente, se sientan más preparados y seguros para pasar algunas noches fuera.

Otra opción a considerar para las primeras salidas es elegir un lugar que esté cerca de casa, al que poder acudir rápidamente en caso de que sea necesario. ¿Sabías que la protección del RACC que tú ya disfrutas, la puedes tener gratis para tus hijos? Sí, con RACC Junior tienes asistencia gratis para tu hijo en todo el mundo.

Y si tu hijo y tú aún no tenéis claro qué actividad de verano elegir, ten en cuenta que los socios del RACC pueden beneficiarse de ofertas y descuentos en campamentos y estancias en el extranjero.

No hay respuestas