Consejos de salud: qué debes tener en cuenta antes de tu viaje de verano

Medicinas

Foto: Gommi

1) ¿Dónde ir? A la hora de decidirse hay un par de preguntas que podemos hacer: ¿Se adecuan a mi situación de salud tanto el destino como el tipo de viaje? Y ¿qué dificultades y limitaciones estoy dispuesto a asumir? Es interesante informarse de la situación política, climatología, recursos sanitarios, de transporte … de los diferentes países. Aquí tienes dos enlaces muy útiles: Recomendaciones de viaje (Ministerio de Asuntos Exteriores) y Atención al viajero (Ministerio de Sanidad).

2) Consulta a tu médico. Entre uno y dos meses antes de comenzar las vacaciones, para que te pueda dar consejos teniendo en cuenta tu situación de salud y las características del viaje que harás (en caso de que sean necesarias vacunas y/u otras medidas preventivas, te derivará a un Centro de Salud Internacional y Atención al Viajero). Aprovecha para repasar tu medicación habitual para ver si te falta algún medicamento…

3) Adapta tu vestuario. A la hora de hacer las maletas, opta por ropa que se adapte al destino. Si viajas a regiones tropicales, piensa en ropa fresca pero que proteja brazos y piernas de las picaduras de insectos y calzado cómodo, para evitar caminar descalzo. Gorras y gafas de sol son necesarias tanto en el mar como en la montaña, y tampoco podrán faltar los protectores solares. En algunos países, una mosquitera podrá ser muy útil (si no está impregnada con DEET tendrás que adquirir permetrina en spray).

4) Lleva el botiquín. Es algo que no puede faltar en nuestra maleta. A modo orientativo podría constar de:
– Termómetro.
– Solución desinfectante (tipo Betadine).
– Tiritas, gasas estériles, esparadrapo y apósitos tipo Compid (si has de caminar mucho).
– Analgésico y antiinflamatorios (para calmar el dolor y la inflamación).
– Solución para potabilizar el agua, suero de rehidratación, antidiarreico y probióticos (para tratar las gastroenteritis).
– Antináuseas.
– Repelentes para insectos (a base de DEET como Relec o naturales como Mosi-guard), tratamiento local para las picaduras (amoníaco tópico o Insect-Dhu como opción con citronella).
– Antihistamínico (por picaduras y alergias).
– Algún antibiótico de amplio espectro.
– Algún antibiótico para problemas digestivos.

5) Y déjalo en el equipaje de mano. Si tienes que coger aviones y en especial si sigues algún tratamiento habitual, es muy importante que lleves los medicamentos en la bolsa de mano y no los factures, para evitar que se extravíen. Llevar a mano alguna receta de más te dará mayor tranquilidad, aunque en algunos destinos sólo aceptan recetas del país.

 Por Olga Marsan, Médico del Servicio de Asistencia Médica 24h del RACC

No hay respuestas