Bebé a bordo: trucos para su primer gran viaje en coche

Viajar en coche con un bebé puede llegar a ser todo un reto. Para ellos la experiencia puede ser aburrida y, si no están acostumbrados, también extraña y hasta tensa. Por eso, es mejor ir prevenido y tener en cuenta unos consejos básicos para hacer que el viaje sea más llevadero para todos.

1. Lo primero: siempre con la silla adecuada.

  • Aunque parezca una obviedad, a veces cuando un bebé protesta mucho en el coche es porque no está acostumbrado, no le gusta o porque no está del todo cómodo. Por eso es importante asegurar que viaja en una sillita adecuada a su peso y altura, que no hay nada que lo moleste o que el arnés no le apriete demasiado.viatjar-bebe2

2. Nada de trayectos largos.

  • Aunque el viaje sea largo, prográmalo para no hacer tiradas de más de 6 horas diarias, y a poder ser, no en los días ni las horas de más calor o más tráfico.
  • Haz paradas frecuentes, cada dos horas aproximadamente, para sacar al bebé de la silla, salir del coche y permitir que se mueva un poco mientras todos os aireáis un poco. Es un buen momento para darle de comer, cambiarle y jugar un poco para romper la rutina del viaje.

3. Evita el calor y el exceso de aire.

  • Además de no viajar en las horas de más calor y más sol, también pueden ayudar las cortinillas o parasoles en los cristales, ya que reducen la exposición al sol y el calor.
  • El aire acondicionado también ayuda, pero piensa que los bebés no mantienen la temperatura corporal igual que los adultos. No lo pongas fuerte y nunca dirigido directamente al pequeño.viatjar-bebe1

4. Lleva a mano el equipaje básico.

  • Con biberones, potitos o la comida que necesite, un calienta biberones de los que se enchufan en el coche, biberón de agua, chupetes, un cambiador, pañales, crema solar, toallitas, un par de mudas de ropa, un gorrito para el sol, una manta por si en alguna parada os tumbáis al aire libre, algo de abrigo por si refresca…

5. Si el bebé está entretenido el viaje pasa mejor.

  • Echa mano de DVD, si tienes, y de música infantil. No olvides llevarte también sus juguetes, aunque es mejor no dárselos todos a la vez. Mejor uno a uno y guardando alguno muy especial por si llega un momento en qué nada le calma.

Esperamos que estos consejos ayuden a amenizar el viaje y que el bebé vaya contento y tranquilo, aunque si el coche no es lo suyo, habrá que sumarle algo de paciencia. Lo que sí podemos asegurarte es que ante cualquier imprevisto en carretera, no os fallaremos. Ni a ti ni a tu familia os faltará de nada si por el camino surge algún percance. Y esa tranquilidad a la hora de viajar, los bebés también la notan.