El fenómeno de los Vehículos de Movilidad Personal en Barcelona

El RACC ha analizado las claves del fenómeno del incremento del uso de los Vehículos de Movilidad Personal (VMP) en la ciudad de Barcelona desde la visión de la seguridad vial. El estudio incluye una serie de recomendaciones para la mejor integración posible de los VMP a la movilidad urbana.

Las conclusiones del estudio señalan que los VMP ofrecen una opción de movilidad sostenible positiva para las ciudades, por su uso eficiente del espacio, velocidad moderada, cero emisiones y cero ruido. A pesar de todo, señala que queda pendiente una mejor integración, en términos de correcta convivencia con el resto de modos de transporte, para incrementar la seguridad vial a medida que crece su uso.

En el análisis de la seguridad de los VMP, el estudio señala las siguientes conclusiones:

  • En un año, el volumen de implicados en accidentes ha pasado del 1% al 3% en relación al total.
  • Las prácticas de riesgo más extendidas tienen lugar en los carriles-30 con la circulación por acera (45% de los usuarios observados), no respetar el paso de peatones (38%) y saltarse semáforos (35%), así como en los carriles bici en acera donde las prácticas más extendidas son circular en dirección contraria  (35%) y superar el límite de velocidad (99%).
  • El riesgo más elevado para los usuarios de VMP son las colisiones con vehículos a motor, porque pueden tener consecuencias graves, el uso de auriculares y móvil y el exceso de velocidad en aceras-bici.
  • El 40% de los usuarios admite no conocer la nueva normativa de circulación y la ordenanza reguladora.

El estudio incluye también una comparativa sobre el uso de VMP en Barcelona y Madrid, que señala que el cumplimiento de las normas es superior a Madrid, donde hay un elevado número de usuarios de VMP compartidos en comparación con Barcelona, donde la mayoría son privados.

Recomendaciones

  • Infraestructura: bajar las aceras-bici a la calzada; generar una red protegida y conectada para la micromovilidad; crear señalización y semaforización; y añadir medidas de pacificación a los carriles 30.
  • Educación y concienciación: hacer campañas informativas y cursos de formación tanto a conductores de VMP como de otros vehículos a motor; y reforzar la educación vial en las escuelas, incorporando el uso de los VMP como modo de movilidad urbana.
  • Seguridad vial y personal: establecer un sistema de responsabilidad civil obligatoria para todos los VMP y promover el uso del casco y otras buenas prácticas de seguridad (elementos reflectantes, etc.).
  • Despliegue del patinete compartido: crear las condiciones adecuadas por el despliegue progresivo del servicio de patinete compartido en Barcelona, garantizar el estacionamiento ordenado de estos vehículos, introducir tarifas por distancia (no solo por tiempo de uso) y compartir con la ciudad datos de los sensores de las empresas de patinetes compartidos.

Además, el RACC ofrece también una serie de consejos a los fabricantes por la mejora del diseño del vehículo: mejorar la estabilidad y la adherencia de las ruedas del vehículo; valorar la inclusión de intermitentes indicadores de giro; e introducir medidas constructivas que impidan que los vehículos se puedan modificar para circular además velocidad.

El proyecto cuenta con el patrocinio de la Federación Internacional del Automóvil (FIA) e incluye el desarrollo de una campaña de concienciación a usuarios.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *