Todo lo que hay que saber para contratar el seguro del hogar

En los últimos meses hemos pasado en casa más horas que nunca, y puede que en alguna ocasión nos hayamos planteado la necesidad de tenerlo todo previsto de cara a disponer de una vivienda segura y bien asegurada ante las eventualidades. Repasamos qué debería incluir un seguro del hogar para que el propietario quede cubierto en los diferentes supuestos.

 

¿Qué cubre?

Cualquier daño que se produzca en la vivienda y en su mobiliario derivado de cualquier imprevisto, como accidentes o daños involuntarios a terceras personas. También asegura elementos exteriores como piscinas, trasteros, jardines y plazas de aparcamiento.

 

¿Cuál es su importe?

El precio de un seguro de hogar no es elevado, aunque depende del tipo de vivienda: piso, casa adosada, casa unifamiliar, etc. El RACC ofrece tres
tipos de productos de hogar: Habitat, adaptado a pisos pequeños; Domus, adaptado a pisos más grandes o casas, y Arrendatario, para propietarios que alquilan la vivienda a terceros. Además, la póliza garantiza el pago del importe del seguro si el beneficiario se queda sin trabajo.

 

¿Qué servicios de asistencia en el hogar se incluyen?

Incluye los servicios de emergencia de electricidad, fontanería, cerrajería, reparaciones en caso de robo y gastos de vigilancia de la vivienda. En caso de siniestro, el RACC facilita los profesionales necesarios para reparar los daños ocasionados y pone al alcance del beneficiario dos horas anuales gratuitas de servicio de bricolaje a domicilio. Además, ofrece la revisión e inspección anual de las instalaciones de manera gratuita e incluye garantía por daños vinculados al agua como el desatasco de cañerías.

 

¿Cubre necesariamente a todas las personas que viven en el mismo hogar?

Un buen seguro del hogar debe incluir la garantía de responsabilidad de cabeza de familia, que cubre al beneficiario y a sus hijos o los de su pareja menores de 25 años que convivan con él y que no trabajen, así como a las personas que cuiden de estos hijos.

 

¿El seguro del hogar contempla el robo?

Cubre el robo de mobiliario, joyas, objetos de valor y dinero siempre que se produzca con fuerza sobre las cosas o sobre las personas. También cubre los daños ocasionados por el robo o intento de robo, así como los desperfectos producidos como consecuencia de actos vandálicos cometidos por personas diferentes a la asegurada.

 

¿Qué es la garantía de inhabilidad?

Cubre los gastos de traslado de mobiliario y otros objetos, los gastos de guardamuebles y el alquiler de una vivienda de características similares a la vivienda asegurada, en el supuesto de que esta última se vea afectada por algún siniestro importante y el beneficiario de la garantía no pueda acceder a ella durante un tiempo. También cubre la pérdida de alquileres, así como las mensualidades en el supuesto de que haya algún préstamo contratado para financiar la vivienda.

 

¿Los fenómenos atmosféricos están incluidos?

Incluye los desperfectos producidos en los bienes asegurados como consecuencia de lluvias fuertes, vientos superiores a 90 km/h, granizadas y nieve. Además, engloba los daños producidos por inundaciones y cubre específicamente la rotura de placas solares. En el RACC, en caso de siniestro, el asegurado dispone de un gestor que lo atenderá personalmente desde el principio hasta el final.

 

¿Cubre también supuestos que no se produzcan en el interior del hogar?

Las garantías de la póliza se extienden a los bienes que se encuentren temporalmente desplazados del domicilio asegurado, y al mobiliario de uso exterior. También cubre en caso de robo de dinero o de objetos personales (como el teléfono móvil), cuando se produzca con violencia o intimidación sobre las personas.

 

¿Qué cobertura ofrece en el caso de los inquilinos?

Disponer de un buen seguro del hogar es importante tanto si se es propietario de la vivienda como si se es inquilino. En este último caso, la póliza permite la defensa de los derechos relacionados con la vivienda, como la reclamación de los intereses del inquilino en conflictos derivados del contrato de alquiler. En cuanto al arrendador, el RACC ofrece tres tipos de contratos: Anual, para viviendas alquiladas a lo largo de todo el año de manera recurrente; Temporal, para viviendas alquiladas de forma puntual, y Deshabitada, para casos de viviendas heredadas o pendientes de reformas.

 

¿Contempla también los animales domésticos de la vivienda?

Cubre los daños a terceros que puedan ocasionar los animales domésticos del asegurado excepto si estas mascotas necesitan un seguro propio y específico (el RACC dispone de un seguro de mascotas). En todo caso, tienen que vivir en la misma vivienda que el asegurado y deben someterse a los controles sanitarios indicados por ley.

 

Ahora más que nunca es importante tener una póliza que responda ante todo tipo de eventualidades o daños dentro de casa. Porque ahora lo que más se necesita es estar bien asegurados y evitar sorpresas de última hora.

Fuente: Revista RACC, Judit Monclús.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *