Seguridad infantil: La cocina, el lugar más peligroso de la casa

Tenemos la cocina funcionando todo el día, adornos y papel de regalo por todos lados, la casa llena y la necesidad de velar más que nunca por la seguridad de los niños. Y es que con todas estas emociones, también aumenta el riesgo de tener algún percance o accidente doméstico. Como siempre es mejor prevenir que curar, en esta infografía te ayudamos a detectar los principales riesgos para los niños que puede haber en el hogar.

Seguridad infantil: los puntos más peligrosos en casa

  • Balcones o terrazas: con niños cerca, es importante que la barandilla cumpla la normativa para evitar tanto que puedan caerse como que puedan meterse entre los barrotes. Y mejor apartar sillas, macetas y cualquier cosa a la que se puedan subir y caer al vacío.
  • Ventanas: asegúrate que no se abran con facilidad y si es necesario, no dudes en poner rejas para evitar su acceso. Tampoco pongas mesas, escritorios o camas debajo de una ventana, porqué la tentación de asomarse siempre será mayor.
  • Esquinas de mesas y muebles: mejor cubrirlas con protectores que suavicen posibles golpes.
  • Chimenea: pon siempre un protector para evitar que salten chispas y que los menores se acerquen al fuego. Antes de encenderla, revisa también la salida de humo para garantizar que funciona correctamente y evitar que éste vaya hacia adentro.
  • Resbalones en la bañera o en el suelo: en el caso de la bañera o ducha, mejor evitarlos con antideslizantes que ayuden a garantizar el placer del baño. Pero en Navidad, también hay que tener cuidado con los papeles de regalo, juguetes o adornos que puedan quedar en el suelo, ya que también pueden ser motivo de caídas.
  • Los aparatos eléctricos, lejos del agua: enseña bien a los peques que no hay que utilizar nada conectado a la corriente cuando estén en el agua, cerca del agua o, simplemente, mojados. Por precaución, mejor tener esos aparatos lejos de su baño.
  • La puerta debe ser segura para que no la puedan abrir desde fuera pero también segura y difícil de abrir para los niños para que no tengan la tentación de salir por su cuenta.
  • Los enchufes pueden ser fuente de curiosidad entre los más pequeños. Existen tapas para cubrirlos y que ellos no puedan sacarlas.
  • Productos de limpieza: suelen ser tóxicos y por eso es importante que no estén al alcance de los menores.
  • La cocina: es una de las habitaciones con más riesgos para los niños y por eso la mejor recomendación es que no se queden solos en ella. Si estamos allí con ellos, hay que estar atentos que no cojan nada con lo que puedan lastimarse. Los mangos de las sartenes, siempre hacia dentro para que no puedan tirar de ellos y tirarse la comida caliente por encima, y ojo a la vitrocerámica, que aunque ya no cocinemos, el calor residual perdura durante un rato.
  • Las alfombras son decorativas y calentitats pero también son una fuente de tropiezos, sobretodo en los primeros pasos.

Si quieres más consejos sobre seguridad, no dudes en consultar el último número de la revista del RACC.

 

Creatividad: Ferran Morales

Deja un comentario