Hogares cada vez más inteligentes

Una bombilla que también hace de altavoz inalámbrico o una lavadora que te avisa en el teléfono cuando la ropa está lista para tender. ¡Llegan los hogares inteligentes!

hogares inteligentes

¿Dejarías que la compañía eléctrica apagara la calefacción o el aire acondicionado de casa dos horas al día cuando la red estuviese sobrecargada?

Es posible que sí, si a cambio te ofreciera una rebaja en la tarifa mensual. En zonas de EUA los consumidores ya tienen esta opción gracias a un termostato inteligente que, además de optimizar la climatización del hogar, se controla a distancia con el móvil del propietario y por el proveedor de electricidad.

  • Enchufes que muestran el consumo.
  • Una bombilla que también hace de altavoz inalámbrico y que cambia de color y brillo según las órdenes de una app móvil.
  • Una lavadora que te avisa en el teléfono cuando la ropa está lista para tender.
  • Enchufes que registran el consumo energético de cada electrodoméstico y lo muestran en el televisor.
  • Una cerradura de puerta sin llave que se abre introduciendo un PIN en la pantalla del teléfono.
  • Coches que empiezan a calentarse unos minutos antes de que el conductor salga de casa.

Smart home

Son solo algunos de los objetos que ya se pueden comprar para los hogares inteligentes o casas conectadas y que forman parte de los 28.000 millones que, según Ericsson, habrá en el mundo dentro de cinco años. Y Samsung asegura que el año que viene serán conectables en casa el 90% de los 600 millones de aparatos que vende cada año, con el objetivo del 100% en 2019.

La densidad de equipos conectados en un hogar es mayor si se incluyen los wearables, dispositivos que se llevan puestos y registran nuestra actividad. Por ejemplo, si debajo del colchón tenemos un sensor de la calidad del sueño, aquel también puede encender la cafetera antes de levantarnos. Y si el brazalete sensor de una persona mayor detecta que se ha caído, puede activar automáticamente un protocolo de asistencia a domicilio.

Pero esta hiperconectividad de los hogares inteligentes se encuentra aún en una fase incipiente: por ahora, cada aparato responde solo a su propia aplicación móvil. Por ello, la categoría más activa son los concentradores —hubs o gateways, en inglés—, que hablan los idiomas de las diversas marcas de dispositivos, para que el usuario pueda controlarlo todo con la misma aplicación. Y surgen casos de uso que hasta ahora no estaban previstos: el termostato que explicábamos al principio tiene una actualización que permite tener en cuenta la presencia en el hogar de diversos miembros de la familia. Y es que hasta ahora, cuando el propietario del teléfono salía de casa, los otros residentes se quedaban sin calefacción.

Autor: Albert Cuesta.

Éste y otros artículos los podrás leer en la RevistaRACC.

Deja un comentario