Tres motores para tres tenores: Mansell, Schumacher y Button

Circuit de Barcelona-Cataluña

Foto: Josep Loaso

El sonido de los motores de los monoplazas ha sido parte siempre del atractivo para presenciar un Gran Premio de F1.  Su evolución ha estado marcada por los cambios en el reglamento técnico, por los intereses deportivos y también por los ajustes necesarios para mantener los presupuestos contenidos de los fabricantes.

Conviene recordar que en la base de la F1 está el binomio constructor y motorista. En la F1 moderna, la surgida a partir de los años 50, hay dos etapas. En la primera, constructores como Mercedes, Alfa-Romeo o Talbot tenían equipos de los llamados de fábrica. En una segunda etapa aparecen los garagistes -como los llamaba despectivamente JM Balestre, por aquel entonces presidente francés de la FISA y luego de la FIA-, se trata de los constructores de chasis (como Lotus, BRM, Matra, etc) que necesitarán motores para sus creaciones: el resto del monoplaza será producto de sus imaginación. Los garagistes serán básicamente ingleses, Ferrari será la única escudería que se suministra a sí misma de motores.

Está unión de constructor y motorista sigue vigente y de ahí que se hable siempre de los equipos como McLaren-Honda, Red Bull-Renault, etc.

Os animamos a afinar el oído y repasar la evolución de los motores de F1 que han pisado el asfalto del Circuit de Barcelona-Cataluña, que este año celebra su 25 aniversario:

1991-1994: Motores de 3.500cc, de 10 cilindros en V, a 670, con unos 760 cv de potencia y un régimen máximo de 12.500 revoluciones por minuto.

Primer tenor: Nigel Mansell lo pilotó en su primera victoria en el Circuit en el 91 con el Williams-Renault FW 14 diseñado por Adrian Newey.

1995-2005: Motores de 3.000cc, de 10 cilindros en V, en algunos casos como el BMW P82 se llega a los 1.000 cv a 19.000 rpm.

Segundo tenor: Michael Schumacher lo pilotó y ganó en el 95 con Benetton-Renault y en el 96 con Ferrari. Sumará cuatro consecutivas 2001-2004 con Ferrari.

2006-2013: Motores de 2.400cc, de 8 cilindros en V a 900.  Los motores acumulan ya unas tecnologías que buscan optimizar la potencia del motor y los frenos como el Kers.

Tercer tenor: Jenson Button ganó con el Brawn GP en el 2009 dotado de un motor Mercedes. Tenía que ser con el motor Honda RA109 pero los japoneses decidieron irse antes y Brawn repescó el Mercedes FO 108W.

2014: Se introducen los motores de 1.600cc, de seis cilindros en V y con turbo. Debemos reconocer que el sonido mutó a unas ondas sonoras o vibraciones acústicas poco suficientes para conseguir el aplauso de la afición. En el 2015 unos ligeros cambios técnicos han liberado parte de esas limitaciones y en los test de pretemporada el sonido auténtico resurgió en el Circuit.

La F1 tiene en estos cambios de reglamentos, puntuaciones, favoritismos declarados o penalizaciones encubiertas su atractivo. Eso da pie a intrigas, pasiones, argumentos para que unos y otros rivalicen en la pista (sobre todo) y fuera de ella. Pero ya ves que hay más razones para comprar tus entradas para la F1 en el Circuit aprovechando los descuentos.

Y además, te ofrecemos la oportunidad, hasta el próximo 3 de mayo, de poder conseguir entradas gratuitas en nuestro canal de Facebook. ¡Que no se te escapen!