Spa-Francorchamps, allí donde Schumacher y Coulthard casi acabaron a puñetazos

Spa es un GP interesante para una escapada de vacaciones. El trazado de Spa-Francorchamps está en medio de las Ardenas, la zona boscosa de Bélgica. Es uno de los trazados europeos con más tradición, lugar de peregrinaje para todos los aficionados a la F1. Bernie Ecclestone lo tiene entre sus favoritos. El trazado, que surgió de la unión de varias carreteras, conserva nombres para sus curvas (chicane del Bus stop, La Source, Stavelot), a pesar de ver mutiladas algunas de ellas. Pero si hay un punto que sigue siendo una leyenda es la curva de Eau Rouge y la siguiente, Raidillon. Están situadas tras la recta principal, en subida, un trayecto derecha-izquierda-derecha encadenado que se toma con el pedal a fondo (320 km/h) y sin visibilidad. Como dicen los pilotos “Eau Rouge es la curva donde el pie derecho no obedece la orden del cerebro de dar gas a fondo”.

Son varios los Grandes Premios de F1 que se han visto interrumpidos en Spa por aparatosos accidentes. El GP de 1998, celebrado bajo una fuerte lluvia, se recuerda por un espectacular choque múltiple tras la salida, milagrosamente sin consecuencias, y por el intento de agresión de Michael Schumacher a David Coulthard. Bajo una lluvia torrencial, el alemán, que lideraba la prueba con comodidad, impactó con violencia su Ferrari contra la parte trasera del McLaren de Coulthard, que circulaba doblado. Ya en el box, un Schumacher fuera de sí se lanzó contra el piloto escocés acusándolo de haber provocado el accidente al ralentizar en exceso la marcha. El tumulto que se organizó en pleno pit lane, con Jean Todt sujetando a su pupilo, ha pasado a la historia de la F1.

Rememora el accidentado GP de Spa de 1998 en este fantástico resumen.

[youtube=http://www.youtube.com/watch?v=R3QpD1awopQ]