Los pilotos profesionales también se distraen: algunas anécdotas

Al volante, o sobre dos ruedas, nadie es inmune a las distracciones. Son un riesgo que subestimamos, y las cifras lo demuestran. Mientras que, según un estudio de la Fundación RACC, los conductores las colocan como cuarta causa de accidentalidad vial por detrás del alcohol o las drogas, las infracciones y la conducción agresiva, la realidad es que las cifras las colocan en la cabeza de la lista: son la primera causa concurrente de accidentalidad en nuestro país.

Los accidentes más habituales a causa de una distracción son salidas de vía, choques con el vehículo precedente o atropellos. Se producen al relajarnos, al pensar que lo tenemos todo controlado, que es cuando normalmente bajamos la guardia.

Las distracciones no distinguen entre conductores noveles y experimentados. Para muestra, un botón. Jorge Lorenzo, Pedro Martínez de la Rosa, Marc Gené y Carlos Sainz nos ofrecen su testimonio y nos explican el riesgo que puede conllevar no estar centrado en la carretera. Lo que pasa en las pistas (un entorno mucho más controlado) puede extrapolarse inevitablemente a las carreteras.

[youtube=http://youtu.be/XcCmx6puzjQ]

No hay respuestas