Fórmula 1 en el Circuit, ayer y hoy

Hace 26 años la F1 llegaba de nuevo a nuestro país gracias a la construcción del Circuit de Barcelona-Catalunya, un proyecto en el que el RACC tuvo un papel clave. Año tras año el Club se implica en la organización de esta competición que, desde 1991, no ha dejado de evolucionar.

En 1991, el primer Gran Premio en el Circuit de Barcelona-Catalunya nos dejó una imagen icónica: el mano a mano entre Nigel Mansell (Williams) y Ayrton Senna (McLaren) en la recta principal, levantando chispas y pasiones entre un público que se reencontraba con la F1 dieciséis años después del adiós de Montjuïc.

El último Gran Premio, el año pasado, mostró una escena tan o más memorable: el choque entre Lewis Hamilton y Nico Rosberg en la primera vuelta, que sacó de en medio los dos Mercedes y, de rebote, abrió la puerta al primer triunfo en la F1 del joven Max Verstappen (Red Bull), de solo 18 años.

El denominador común entre estas dos acciones es el escenario que a lo largo de un cuarto de siglo se ha convertido en un clásico de la Fórmula 1 y del deporte del motor en general. Mejor dicho, en un referente.

El trazado del Circuit transformó la Fórmula 1. Sus curvas largas y rápidas, selectivas y técnicas, eran el mejor tapiz para poner a prueba el rendimiento de los vehículos. Y lo siguen siendo: por segundo año consecutivo, el Circuit acoge en exclusiva toda la pretemporada de la competición en los Test Days.

Evolución del Circuito de Cataluña

En resumen, si el coche va bien en Montmeló, irá bien en todas partes. Sin embargo, esta reputación no se basa solo en un trazado exitoso. También se ha fortalecido con el afán innovador que desde siempre ha presidido la gestión, sobre todo en seguridad. A modo de ejemplo, en 2007 el Circuit fue uno de los primeros del mundo en instalar las nuevas barreras de seguridad TecPro, un sistema de alta tecnología alternativo al tradicional muro de neumáticos. Iniciativas como esta han contribuido a mantener el Circuit en la vanguardia europea. Una posición afianzada por las cifras: el año pasado, la ocupación de la instalación llegó al 89%, es decir, 328 días. Si descontamos las jornadas de vacaciones y las de mantenimiento, el resultado es que la actividad prácticamente no se detiene nunca.

Factor dinamizador. La acción dinamizadora del Circuit va mucho más allá de Montmeló. La actividad del Circuit incentiva numerosas iniciativas de innovación de un amplio tejido empresarial en la industria del automóvil. El último ejemplo, el centro de I+D que el equipo valenciano de carreras Campos Racing abrió hace menos de un año en Montmeló. Allí se ha diseñado y desarrollado un superdeportivo eléctrico para el fabricante chino BAIC. No es casualidadque una de las novedades del calendario del Circuit sea el campeonato Electric GT en noviembre. Y es que ya hace tiempo que la sostenibilidad es un compromiso firme del Circuit. En 2008 fue el único del mundo que obtuvo la certificación medioambiental ISO 14001. A partir de aquí la ha renovado cada año, siempre persiguiendo nuevas metas en este ámbito.

Galardón ambiental. En 2015 el Circuit también se convirtió en el primero de F1 que recibía el galardón de nivel Excelencia en sostenibilidad del instituto FIA. Por si fuera poco, a finales de enero el Circuit recibió el premio a la sostenibilidad medioambiental de la Federación Española de Automovilismo (RFEDA). A corto plazo, el objetivo es hacer del Circuit el primero del mundo con huella cero de CO2.

Si el Circuit, como los buenos vinos, ha mejorado notablemente con los años, se puede decir lo mismo de la tecnología de los bólidos.

evolución de los coches de Fórmula 1

Las carreras han estimulado un progreso acelerado: ahora los coches de F1 consumen casi la mitad de combustible que hace un cuarto de siglo, pero entregando un 30% más de potencia. Estos datos ilustran los esfuerzos por hacer más sostenible la competición y aumentar su relevancia para la industria de la automoción. En este camino el Circuit ha sido un compañero incondicional y apreciado durante más de 25 años, ofreciendo, de paso, un grandioso espectáculo.

Fuente: Revista RACC Marzo 2017

 

Comentarios
  1. Francisco Aguilar

    He estado en el y he podido rodar en moto es una pasada de circuito, fue en la concentración motera para la independencia un día inolvidable.

  2. José Mª García Casasnovas

    me apunto al comentario de Juan. Necesito sombra.

    • teresa cortés

      no he podido asistir, a pesar de que es una ilusión de hace muchos años, no se si sera posible este año, me gustaria poder conseguirlo en esta ocasión y que por mi visión fuera en sombra. Saludos y ADELANTE ……….

  3. juan

    Cuando se estaba construyendo el circuito mi deseo y esperanza era que fuera el mismo recorrido que el de montjuic quizas por añoranza y por lo difícil que era y espectacular

    • Juan Carrasco Caparros

      Por lo dificil y espectacular que era

  4. juan

    Un circuito excelente,he estado asistiendo a ver las motos desde el primer año,fui recorriendo varios sitios,pelus,tribunas,hasta 1ue encontramos la buena la tribuna A que fue la primera cubierta,que por mi edad era la mas adecuada y también por precio,y cuando la dejaron para proveedores deje de asistir,porque no pensáis en los aficionados mayores que aguantar tantas horas al sol es muy duro,y entonc es volveré a ir al circuito al igual que el resto del grupo que asistíamos todos los años. Un saludo y espero que lo tengáis en cuenta

  5. Quien recuerda el mítico Montjuic?

Deja un comentario