¡Atención… Frenos de disco!

Cuidado frenos de discoEsta frase se hizo muy popular en la década de los setenta en nuestro país. En muchos modelos de coche la luna posterior lucía una pegatina de considerables dimensiones con la frase en mayúsculas.

Era el reclamo – lo que ahora se conoce publicitariamente como “claim” – para que una persona se decidiera a comprar un coche que basaba su diferencia tecnológica en disponer de frenos de disco y no de tambor.

Era también una manera simple de prevenir accidentes, ya que el conductor que circulaba detrás, al leerlo, tenía que distanciarse si disponía de frenos de tambor, menos potentes para detener el vehículo ante la posible frenada brusca del conductor de delante.

Orígenes de los frenos de disco en los coches

El genial Colin Chapman, creador de la marca Lotus, adoptó los frenos de disco en sus monoplazas de F1 en los años 60. Aunque creada en Inglaterra por Frederick Lanchester para sus automóviles en 1902, esta tecnología evoluciona rápidamente por la aviación, cada vez más necesitada de parar al aterrizar, y en poco espacio, aviones más potentes y pesados. Chapman estuvo enrolado en la RAF durante la guerra y siempre tuvo la obsesión de crear coches ligeros y aerodinámicos…

Freno de tambor Alfa Romeo 8CDurante los años cincuenta varias marcas como Chrysler, Jaguar o Citroën incorporan frenos de disco, pero Chapman los introduce con éxito en la F1 (aunque tuvo sus opositores…).

Hasta entonces aviación y competición utilizaban frenos de tambor, un sistema basado en zapatas en el interior de un plato o tambor en el eje de la llanta, que entre muchos inconvenientes generaba peso por sus dimensiones, elementos mecánicos, materiales…  Su eficacia llegó a un límite por no poder evolucionar más.

El reciente accidente de Hamilton y los frenos de disco de su Mercedes

En el último Gran Premio de F1 en Hockenheim, Lewis Hamilton tuvo un espectacular accidente  en la sesión de clasificación y que a la postre le daría la pole a su compañero de equipo y rival para el título Nico Rosberg. La causa de la salida de pista fue un fallo mecánico en el disco de freno derecho.

Según Brembo, la prestigiosa marca que suministra frenos de disco en la F1 y también en MotoGP, Hockenheim es un trazado de dificultad media que requiere un 13% de tiempo de frenada por vuelta. El punto más exigente es la curva seis, se pasa de 318 km/h a 55km/h en 125 metros en tan solo 2,65 segundos. La curva trece, donde Hamilton se sale de la pisa, no es delicada, solo se pasa de 264km/h a 119km/h en 63 metros y 1,15 segundos….

Respecto al motivo del fallo el comunicado oficial de Brembo detalla que tras analizar conjuntamente las piezas con Mercedes no se debe al disco propiamente, no fue el factor contribuyente. Sí lo fue la interacción entre la estructura del material del freno y el montaje del freno (su geometría) en el Mercedes W05.

¿Te apasiona el motor? Síguenos en los canales RallyRACC de Facebook  y Twitter, donde estarás informado de las últimas novedades y anécdotas relacionadas con los Campeonatos del Mundo de Fórmula 1, Rallies y Motociclismo. Y si te atrae el mundo de las nuevas tecnologías en los coches, conoce las últimas novedades en el salón RACC del automóvil.