Recomendaciones para desplazarse de forma segura

Con la voluntad de ayudar los ciudadanos a retomar sus desplazamientos de forma segura, tanto si los hacen en el modo de transporte que utilizaban antes de la pandemia como si han decidido cambiar a otro, el RACC recoge a continuación los principales consejos para viajar y disminuir el riesgo de contagio del virus.

En términos generales, hay que recordar que solo se pueden hacer los desplazamientos autorizados en cada fase de la desescalada, que es recomendable reducir aquellos que sean innecesarios o que puedan comportar un elevado riesgo de contagio y que cualquier persona con síntomas de Covid-19 o que haya estado en contacto con enfermos, no tiene que salir de casa.

A pie

  • Mantener una distancia física de 2 metros con el resto de peatones, tanto a la hora de andar como de esperar en los semáforos.
  • Evitar calles donde no se puedan mantener las distancias.
  • Llevar mascarilla.
  • Lavarse las manos con agua y jabón o utilizar gel hidroalcóholico antes y después del trayecto.

En bicicleta, patinete y otros vehículos de movilidad personal

  • En caso de que la bicicleta o el patinete hayan estado parados muchos días, comprobar que estén en buen estado, especialmente los elementos básicos como ruedas, neumáticos, frenos y cadenas. Si son eléctricos, es recomendable hacer una carga completa antes de usarlos por primera vez.
  • Antes de hacer un trayecto por primera vez, es aconsejable informarse previamente de los itinerarios seguros que podemos seguir, priorizando los carriles bici y las calles pacificadas.
  • Lavarse las manos con agua y jabón o utilizar gel hidroalcohólico antes y después de usar el vehículo.
  • Mantener una distancia física superior a 10 metros con los ciclistas y usuarios que van delante, y 2 metros en las paradas en los semáforos.
  • Para los nuevos usuarios que utilizarán por primera vez vehículos de movilidad personal, como patinetes eléctricos, hay que recordar que no está permitido circular por las aceras ni por calzadas que no sean a 30 km/h, y que solo pueden hacerlo por carriles bici y calles pacificadas. Es recomendable revisar la normativa de cada municipio.

 

En transporte público y taxi

  • Consultar los horarios y las frecuencias del servicio en la página web de cada operador y tener en cuenta que pueden modificarse a medida que avance la desescalada.
  • Evitar los viajes en hora punta siempre que sea posible.
  • Lavarse las manos con agua y jabón o utilizar gel hidroalcohólico antes y después de usar el transporte público.
  • Pagar con métodos sin contacto (con tarjeta o con el móvil).
  • Mantener el distanciamiento físico con el resto de viajeros, preferiblemente de 2 metros, tanto dentro de los vehículos como en las escaleras mecánicas, en los ascensores y en los pasillos.
  • Llevar mascarilla.
  • Tocar lo mínimo posible las superficies expuestas (barandillas, puertas, asientos…).
  • Seguir las indicaciones si hay personal que controla los accesos.

 

En vehículos compartidos (motos, bicicletas, coches, patinetes)

  • Consultar la disponibilidad del servicio en la página web de cada empresa para comprobar si han retomado la actividad y si han adoptado medidas de seguridad obligatorias para los usuarios.
  • Lavarse las manos con agua y jabón o utilizar gel hidroalcohólico antes y después de usar el vehículo.
  • Utilizar un casco propio siempre que sea posible.
  • Llevar guantes y mascarilla.

 

En vehículo privado

  • Limpiar el vehículo a fondo de manera regular con agua y jabón o bien con productos desinfectantes recomendados por el fabricante, especialmente las superficies que se tocan habitualmente, como el volante, las puertas, los cinturones, el cambio de marchas, los mandos, la radio y el navegador.
  • Lavarse las manos con agua y jabón o utilizar gel hidroalcohólico antes y después de usar el vehículo, de llenar el depósito y de pagar en los peajes y aparcamientos.
  • Pagar peajes y aparcamientos con métodos sin contacto (con tarjeta o con el móvil) cuando sea posible.
  • En moto, es preferible viajar individualmente o con personas que convivan en el mismo domicilio.
  • Extremar la precaución al volante y respetar la velocidad máxima de circulación, dado que el menor volumen de vehículos puede dar una falsa sensación de seguridad. En las calles recientemente pacificadas, moderar la velocidad porque todavía pueden producirse situaciones inesperadas con peatones o ciclistas.
  • En trayectos urbanos y si el motivo lo permite, evitar su uso en distancias inferiores a 5 km si hay otras alternativas que también garantizan la distancia física.
  • En caso de avería, los servicios de asistencia en carretera, como los que ofrece el RACC, se mantienen operativos, siempre siguiendo las recomendaciones de las autoridades sanitarias y dentro de las limitaciones decretadas. Como siempre, antes de solicitar ayuda, hay que estacionar el vehículo en un lugar seguro para la circulación y ponerse el chaleco de seguridad. A continuación, colocar los triángulos a 50 metros del vehículo o bien la luz de emergencia en el punto más alto.
  • Comprobar la documentación del vehículo y, en caso de que sea necesario, iniciar los trámites para renovar la ITV o el carné de conducir. Estas gestiones se pueden hacer a partir de la entrada en vigor de la fase 1 en cada provincia.
  • Adicionalmente, y en caso de que el vehículo haya estado parado durante un largo periodo, es recomendable hacer una serie de comprobaciones antes de ponerlo en marcha por primera vez.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *