¿Cómo evitar el contagio de un virus como el coronavirus?

En diciembre de 2019 surgió un agrupamiento de 27 casos de neumonía en la ciudad de Wuhan (provincia de Hubei, China) con una exposición común en un mercado mayorista de marisco, pescado y animales vivos. El 7 de enero de 2020 las autoridades chinas identificaron como agente causal del brote un nuevo virus de la familia Coronaviridae, que posteriormente se ha denominado SARS-CoV-2. La secuencia genética fue compartida por las autoridades chinas el 12 de enero. El comité de Emergencias de Reglamento Sanitario Internacional (RSI, 2005) declaró el brote como una Emergencia de Salud Pública de Importancia Internacional (ESPII) en su reunión del 30 de enero de 2020. Posteriormente, la OMS lo reconoció como una pandemia global el día 11 de marzo de 2020.

La Organización Mundial de la Salud está colaborando estrechamente con expertos mundiales, gobiernos y asociados para ampliar rápidamente los conocimientos científicos sobre este nuevo virus, rastrear su propagación y su virulencia y asesorar a los países y las personas sobre las medidas para proteger la salud y prevenir la transmisión del brote.

Preguntas y respuestas para aclarar dudas sobre el coronavirus

¿Qué son exactamente los coronavirus?

Los coronavirus son una extensa familia de virus que causan infección en los seres humanos y en una variedad de animales. El SARS-CoV-2 es un nuevo tipo de coronavirus detectado por primera vez en diciembre de 2019. Este nuevo virus puede afectar a las personas y produce la enfermedad COVID.

¿Qué síntomas tiene una persona infectada por coronavirus?

Los síntomas más comunes de la COVID-19 son fiebre, tos y sensación de falta de aire. El periodo de incubación medio es de 5-6 días, con un amplio rango de 0 a 24 días.

El tiempo medio desde el inicio de los síntomas hasta la recuperación es de 2 semanas cuando la enfermedad ha sido leve y de 3-6 semanas cuando ha sido grave o crítica.

Algunos pacientes pueden presentar cansancio, expectoración, dolores musculares y articulares, dolor de garganta, diarrea, pérdida del gusto. Algunas personas se infectan pero no desarrollan ningún síntoma y no se encuentran mal. Las personas mayores de 60 años y las que padecen afecciones médicas subyacentes, como enfermedades cardiovasculares e hipertensión arterial, diabetes, enfermedades pulmonares crónicas, cáncer, inmunodepresión, tienen más probabilidades de desarrollar una enfermedad grave.

Las personas que tengan fiebre, tos y dificultad para respirar deben buscar atención médica.

¿De qué forma me puedo contagiar?

Actualmente se asume que la transmisión comienza 1-2 días antes del inicio de los síntomas.

Una persona puede contraer la COVID-19 por contacto con otra que esté infectada por el virus. La enfermedad puede propagarse de persona a persona a través de las gotas procedentes de la nariz o la boca que salen despedidas cuando una persona infectada tose o exhala. El contagio se produce al inhalar las gotas que quedan en suspensión en el aire que haya esparcido una persona con COVID-19 al toser o exhalar. Por eso es importante mantenerse a más de 2 metros de distancia de cualquier persona.

Es importante tener en cuenta que estas gotas caen sobre los objetos y las superficies que rodean a la persona, de modo que otras personas pueden contraer la COVID-19 si tocan estos objetos o superficies y luego se tocan los ojos, la nariz o la boca. Según los estudios realizados, la permanencia de SARS-CoV-2 en superficies de cobre es de 4 horas, en cartón de 24 horas, en acero inoxidable de 48 horas y en plástico de 72 horas.

La OMS está estudiando las investigaciones en curso sobre las formas de propagación de la COVID-19 y seguirá informando sobre los resultados actualizados.

Recomendaciones para evitar el contagio

  • Por favor, #Quédate en casa.
    – Esta es la medida más efectiva para controlar la propagación del virus.
    – Sal a la calle lo estrictamente necesario y el mínimo tiempo posible. Si pueden ser 5 minutos, mejor que 10.
    – Planifica tus compras de alimentación para salir como máximo una vez cada semana.
    – Cuando salgas, lleva a mano un desinfectante alcohólico y utilízalo a menudo, especialmente después de tocar cualquier superficie.
    – Recuerda no tocarte ojos, nariz o boca cuando salgas de casa sin antes lavarte las manos con agua y jabón o con soluciones alcohólicas.
    – #EsteVirusLoParamosUnidos.
  • Intensificar la higiene de manos frecuente con agua y jabón o con soluciones alcohólicas.
  • Cubrir boca y nariz con pañuelos de un solo uso en el momento de toser o estornudar, y lavarse las manos enseguida.
  • Después de manipular objetos, sobre todo en lugares públicos, abstenerse de tocarse los ojos, la nariz o la boca, sin antes haberse lavado las manos.
  • No es recomendable el uso de guantes para hacer la compra: es más efectivo lavarse las manos adecuadamente con agua y jabón o con soluciones alcohólicas.
    – Continua haciendo uso de los guantes de un solo uso para fruta, verduras…
  • Evitar el contacto cercano: mantener una distancia prudencial mínima de 2 metros entre personas.
  • Asegurar una ventilación correcta de todas las estancias de la casa (10 minutos tres o cuatro veces al día).

¿Existen medicamentos o terapias que permitan prevenir o curar la COVID-19?

Aunque algunos remedios occidentales, tradicionales o caseros pueden proporcionar confort y aliviar los síntomas de la COVID-19, no hay pruebas de que los medicamentos actuales puedan prevenir o curar la enfermedad. La OMS no recomienda la automedicación, en particular con antibióticos, para prevenir o curar la COVID-19. Hay varios ensayos clínicos en curso con medicamentos occidentales y tradicionales. La OMS facilitará información actualizada tan pronto como los resultados de los ensayos clínicos estén disponibles.

¿Existe alguna vacuna, medicamento o tratamiento para la COVID-19?

Todavía no. Hasta la fecha, no hay ninguna vacuna ni medicamento antiviral específico para prevenir o tratar la COVID-19. Sin embargo, los afectados deben recibir atención de salud para aliviar los síntomas. Las personas que presentan casos graves de la enfermedad deben ser hospitalizadas. La mayoría de los pacientes se recuperan con la ayuda de medidas de apoyo.

Se están investigando posibles vacunas y distintos tratamientos farmacológicos específicos. Hay ensayos clínicos en curso para ponerlos a prueba. La OMS está coordinando los esfuerzos dirigidos a desarrollar vacunas y medicamentos para prevenir y tratar la COVID-19.

¿Quién corre riesgo de desarrollar una enfermedad grave?

Todavía tenemos mucho por aprender sobre la forma en que la COVID-2019 afecta a los humanos, pero parece que las personas mayores de 60 años y las que padecen afecciones médicas subyacentes, como enfermedades cardiovasculares e hipertensión arterial, diabetes, enfermedades pulmonares crónicas, cáncer, inmunodepresión y embarazadas tienen más probabilidades de desarrollar una enfermedad grave.

¿Son eficaces los antibióticos para prevenir o tratar la COVID-19?

No. Los antibióticos no son eficaces contra los virus, solo contra las infecciones bacterianas. La COVID-19 está causada por un virus, de modo que los antibióticos no sirven frente a ella. No se deben usar antibióticos como medio de prevención o tratamiento de la COVID-19. Solo deben usarse para tratar una infección bacteriana siguiendo las indicaciones de un médico.

La evolución de los acontecimientos y el esfuerzo conjunto de la comunidad científica mundial están generando gran cantidad de información que se modifica rápidamente con nuevas evidencias. Te recomendamos que consultes solo fuentes oficiales.

Información revisada por Yolanda Fernández, Servicio Médico RACC.

Comentarios
  1. Said

    Lo que está claro que deberían facilitar a nuestros doctores de cuadro medico los test rápidos para controlar el estado de la población.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *