RallyRACC: de Duesaigües a Santa Marina

Tras la ruta de La Fatarella a Salou y de Santa Coloma de Queralt a El Montmell, empezamos la última etapa del RallyRACC, que se inicia en Duesaigües y termina en la sierra de Santa Marina, entre Pratdip y Vandellòs.

En esta tercera ruta del RallyRACC vamos a realizar el trayecto con un Toyota Yaris, uno de los coches utilizados en el rally por la marca japonesa, patrocinadora de la prueba organizada por el RACC. Con un 1.500 cc y 100 cv híbrido descubrimos las reviradas carreteras de la comarca del Baix Camp.

Último día del RallyRACC

El último día del RallyRACC, el 28 de octubre, termina con una etapa de dos tramos, con dos pasadas en cada uno. Las anteriores rutas dejan paso a los tramos de Riudecanyes (SS 15/17) y Santa Marina (SS 16/18), la segunda pasada será el Power Stage.

La mítica rotonda de la salida de la N-420 de Duesaigües-Porrera, que ha formado parte de varios trazados de este tramo –con finales, zona de paso e inicio–, será el punto de partida de los SS 15/17. En dirección a Duesaigües, encontramos una carretera estrecha y revirada que hará las delicias de los amantes de la conducción, antes de llegar al núcleo urbano.

El túnel ferroviario más largo de España

Antes de llegar a Duesaigües nos encontramos con el puente de los Masos, un viaducto ferroviario de 14 arcos de medio punto, en la entrada del valle, uno de los dos que están cerca de la población. Este puente fue volado durante la Guerra Civil española y la marca aún es apreciable actualmente en la parte central. El viaducto fue declarado elemento del Patrimonio Industrial de Cataluña y precede el túnel de la Argentera (1893), que une el Baix Camp y el Priorat, que tiene la categoría de túnel ferroviario más largo de España.

Duesaigües

Llegamos al pueblo de Duesaigües, que formó parte de la señoría de Escornalbou. En su núcleo se puede visitar la iglesia dedicada a santa María edificada en 1752 sobre otra cuyo origen se remonta al siglo XIII. A solo cuatro kilómetros de la ciudad, el pantano de Riudecanyes (1904) retiene el agua destinada al consumo de varias poblaciones y a los regadíos de la zona, en el que la pesca es una de las principales atracciones.

Riudecanyes

La próxima parada será en Riudecanyes, punto final de este tramo de 16,35 km y donde iniciaremos el trayecto hacia el castillo-monasterio de Sant Miquel d’Escornalbou. El conjunto arquitectónico, con la primera construcción como monasterio del siglo XIII en la cima de la montaña de Escornalbou, nos muestra su nave central de estilo románico y un par de capillas.

A principios del siglo XX, el egiptólogo Eduard Toda adquirió el conjunto arquitectónico, que hasta 1835 había funcionado como seminario, para renovarlo completamente y transformarlo en una mansión señorial. En el promontorio enfrente del recinto, un mirador sobre la roca nos permitirá disfrutar de las mejores vistas de la comarca y del mar Mediterráneo.

L’Arbocet

Tras la visita al castillo, empezamos el camino hacia el segundo tramo, no sin antes realizar una pequeña visita al núcleo de L’Arbocet, perteneciente a Vilanova d’Escornalbou, en el que encontramos dos torres con una curiosa historia: la torre redonda de Cal Torratxar y la cuadrada del Gravat.

Cuenta la leyenda que a la de planta redonda era para hospedar a los cristianos y la cuadrada, a los moros. La iglesia parroquial, del siglo XVII, está dedicada a san Juan.

Mont-roig

Desde la T-321, enlazamos con la T-310 hasta Mont-roig, en que podremos visitar la iglesia de Sant Miquel y la iglesia vieja, además de los portales y la muralla o la cárcel. Perteneciente a este municipio, a unos kilómetros de distancia por la T-322, llegamos a la ermita de la Mare de Déu de la Roca, un santuario situado en la cima de una roca erosionada que le confiere una espectacularidad única.

La existencia de la antigua capilla, de planta cuadrangular y excavada en la roca, se remonta a 1299. En lo alto de la ermita encontramos la capilla de Sant Ramon, encalada para servir de guía a los marineros y que fue restaurada por primera vez en 1902 por un grupo de mujeres de Mont-roig. Con una panorámica espectacular, llegar hasta allí es visita obligada.

Siguiendo por la T-322, pasaremos por Colldejou en dirección a Pratdip. Poco después de Colldejou empieza el último tramo del RallyRACC 2018, que en la segunda pasada formará parte del Power Stage.

Pratdip

En Pratdip, población de 720 habitantes, encontramos un casco antiguo de origen medieval, presidido por los restos del castillo, donde según la leyenda se encontraba la tumba de Onofre de Dip, un vampiro que atemorizaba a la población local. La leyenda cuenta que los dips eran perros negros y vampiros endemoniados que chupaban por la noche la sangre del ganado y de los borrachos noctámbulos que bebían en las tabernas del pueblo. La tradición dice que el nombre del pueblo viene de estos perros, que desaparecieron en el siglo XIX.

La iglesia de la población está dedicada a santa María y aún se conservan los bebederos de ganado y los lavaderos.

Por la T-310, llegamos a la ermita de Santa Marina, un centro de peregrinación, construido en 1500 después de que la familia del Mas d’en Sabaté cediera los terrenos donde se ubica. Se cree que el agua de la fuente del recinto posee propiedades curativas.

A unos kilómetros de Santa Marina acabamos esta ruta con el Toyota Yaris Híbrido, tras el último tramo de 14,50 km y donde estará situado el primer podio de la prueba. Un total de 52 km que nos permitirán recorrer la última etapa del RallyRACC 2018, del domingo 28 de octubre, el único rally mixto del World Rally Championship.

Sigue la ruta en Google Maps

La ruta en imágenes

¿Quieres probar el vehículo?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *