¿Qué hacer si pide paso una ambulancia?

Seguro que en algún momento has vivido esta situación mientras estás en un atasco. Oyes una sirena que se va acercando progresivamente y te percatas de que, efectivamente, es un vehículo de emergencias que necesita superar todo ese caos viario para asistir a quien lo necesita de manera urgente.

¿Sabes reaccionar de la manera adecuada cuando una ambulancia pide paso?

Te recordamos aquí lo que debes hacer, según lo indicado por el Reglamento General de Circulación:

  • Evidentemente, estás obligado a facilitar el paso a cualquier vehículo de emergencias que así lo solicite con las luces o la sirena (ambulancias, policía, bomberos…).
  • Debes apartarte y detenerte si es necesario cuando una ambulancia pide paso:
    • En vías de doble sentido debes apartarte a la derecha.
    • En vías con dos carriles por sentido: los vehículos que circulan por el carril de la derecha, deben apartarse a la derecha. Los que circulan por la izquierda, a la izquierda.
    • En vías con tres carriles por sentido: los vehículos que circulan por el carril de la izquierda, deben apartarse a la izquierda. Los de los carriles central y derecho, a la derecha.
  • No facilitar el paso a vehículos de emergencia se considera una falta grave y puede ser sancionada con 200 euros.
¿Qué hacer si pide paso una ambulancia?

Infografía: Ferran Morales

¿Lo de agitar un pañuelo blanco por la ventanilla es cosa de las películas?

Muchos tenemos grabado en la retina la típica película en la que una embarazada se pone en la última fase de parto en un coche y quien la acompaña saca el brazo por la ventanilla y agita desesperadamente un pañuelo blanco para poder llegar a toda prisa al hospital. ¿Esto es verdad o ficción? ¿Podríamos usar este recurso en caso de emergencia? ¿Qué debemos hacer si vemos un vehículo particular que nos pide el paso agitando un pañuelo blanco por la ventanilla?

Pues este caso también está contemplado en el Reglamento de Circulación, en concreto en el artículo 70. Dice literalmente:

Si, como consecuencia de circunstancias especialmente graves, el conductor de un vehículo no prioritario se viera forzado, sin poder recurrir a otro medio, a efectuar un servicio de los normalmente reservados a los prioritarios, procurará que los demás usuarios adviertan la especial situación en que circula, utilizando para ello el avisador acústico en forma intermitente y conectando la luz de emergencia, si se dispusiera de ella, o agitando un pañuelo o procedimiento similar (…) En cualquier momento, los agentes de la autoridad podrán exigir la justificación de las circunstancias.

¿Qué deberíamos hacer cuando vemos un vehículo en estas circunstancias? Pues entender que está en situación de emergencia y actuar del mismo modo que si una ambulancia pide paso.

Recuerda que si eres socio del RACC no tendrás que recurrir al pañuelo blanco. Nuestra asistencia va más allá de darte una solución en la carretera: te asistimos cuando tienes una urgencia en casa, cuando estás de viaje en el extranjero, cuando enfermas… en el RACC #EstamosParaAyudar.