Los superdeportivos de última generación adoptan las energías alternativas

Los coches deportivos, y sobre todo los más sofisticados y caros conocidos como superdeportivos, sirven a los fabricantes para estudiar la aplicación de las tecnologías más avanzadas; estudios que en muchos casos empiezan en la competición. Luego, se van incluyendo también en coches de menor categoría y al final se extiende a toda la gama.

Las marcas, empezando por las premium, conscientes de que una parte importante de su imagen hoy en día pasa por crear coches más limpios, han orientado sus investigaciones a conseguir coches en general y superdeportivos en particular menos contaminantes. Al final, el objetivo es gastar menos combustible sin perder potencia, incluso poder ganarla.

Coches híbridos

Los híbridos, que combinan de diferentes maneras un motor de combustión y otro eléctrico, ya son habituales en este segmento. Hasta Ferrari, con su LaFerrari, del que se han fabricado sólo 499 unidades, ha sucumbido a la tecnología híbrida. Los descomunales 963 CV que suma entre los dos motores salen a casi 1.000 euros por caballo, porque se han vendido por 1 millón de euros cada uno, y eso que ha habido lista de espera.

También Porsche, con el Panamera S E-Hybrid, o BMW con el nuevo i8, entre otros,  son ejemplos de que el tema va a más.

superdeportivos BMW i8

Coches eléctricos

Lo que no parecía tan cercano, con alguna excepción, era la aparición de una nueva generación de estos coches movidos solo por energía eléctrica. Porque al margen de que sea factible su fabricación, que lo es, no cabe duda de que los amantes de estos coches los asocian entre otras cosas a un sonido de motor espectacular, el que emite el motor de combustión. Por ello, es un reto acostumbrarse a no oír nada, pero a cambio, con un vehículo eléctrico se consigue par motor inmediato y por tanto se aprovecha la fuerza desde el primer instante en que apretamos el acelerador. Las sensaciones son diferentes y se trasladan solo a la conducción, y de paso la contaminación es cero.

La autonomía es todavía el punto débil de los eléctricos, y también de éstos, porque en general no alcanzan más allá de los 250 km. Aunque ya hay una excepción, el Tesla Model S, que puede funcionar sin repostar casi 500 km. La marca californiana, que solo fabrica eléctricos, ha conseguido crear este deportivo, que permite hacer recorridos largos y repostar en tiempo récord. Se puede comprar por un precio entre los 72.000 y 100.000 euros.

Tesla Model S

Mercedes Benz por su parte ha partido de la base de su mítico “Alas de Gaviota” para crear el SLS  AMG Coupé Electric Drive. No es un eléctrico cualquiera, porque tiene 4 motores y desarrolla una potencia de nada menos que 750 CV. Está a la venta desde 2013 para unos pocos privilegiados, pero como al resto de estos vehículos no le faltan pedidos, y eso que cuesta 430.000 €.

Mercedes

En cuanto a Audi, triunfa en los circuitos y bate récords con su R8 e-tron, pero de momento no está prevista su venta al público en general. ¿Tienes curiosidad por ver cómo se mueve y, sobre todo, cómo suena el Audi R8 e-tron? Compruébalo:

En el Servicio de venta de coches del RACC puedes encontrar una excelente financiación y todo tipo de coches, también híbridos. Y si quieres un seguro a la altura del cochazo que te acabas de comprar, aprovecha el 30% de descuento que te ofrecemos hasta el 15 de mayo. Más información aquí.