La manipulación del cuentakilómetros, un fraude a la orden del día

El RACC, en colaboración con la FIA, está alertando de la proliferación del fraude en el kilometraje en los vehículos de ocasión.  Se trata de un problema que afecta a toda Europa y, con toda probabilidad, es uno de los mayores problemas entre los compradores de coches de segunda mano. Te explicamos en qué consiste el fraude de la manipulación del cuentakilómetros y cómo puedes prevenirlo.

¿Qué es el fraude de la manipulación del cuentakilómetros?

Es la práctica de alterar el cuentakilómetros de un coche para que indique un kilometraje inferior al real, lo que puede permitir venderlo a un precio superior al que le correspondería.

Hace años, la manipulación en el kilometraje implicaba desmontar el cuadro de lecturas y el propio cuentakilómetros. Se pensó que la digitalización evitaría de una vez por todas este tipo de fraude, pero ha resultado que el efecto ha sido el contrario. Lo podéis ver en el siguiente vídeo:

La modificación del kilometraje actual es una cuestión de “plug&play”. Solo es necesario conectar un ordenador portátil con un software adecuado, o un dispositivo especial al puerto OBD (On-Board Diagnostics), para modificar a voluntad el cuentakilómetros. A parte de que el precio de los dispositivos es barato, internet ha facilitado mucho la tarea.

A simple vista es imposible detectar la diferencia entre un coche modificado y uno normal. Solo un mecánico especializado podría intuir una posible modificación del cuentakilómetros basándose en el desgaste de los componentes del vehículo. Las consecuencias para el propietario defraudado pueden ser realmente negativas. Aparte de la posible estafa, que puede llegar a miles de euros, se enfrenta a una acelerada depreciación de su vehículo y a un incremento de los costes de mantenimiento. Por otro lado, y mucho más peligroso, la proliferación de coches en mal estado se está transformando en un riesgo potencial en las carreteras.

Manipulación del cuentakilómetros

Más coches de segunda mano en circulación, más incidencia del fraude

Con la crisis, el número total de vehículos de segunda mano se ha incrementado. En 2013 se vendieron en España 1.652.755 coches usados frente a 722.703 nuevos. Son los particulares, con un 84% del total de las ventas frente al 16% de empresas, los que más se exponen al riesgo de los coches fraudulentos.

El RACC propone 4 pasos para luchar contra esta práctica:

  1. Obligar por ley a reportar les lecturas del cuentakilómetros por parte de aquellas entidades que tengan contacto con los vehículos (ITV, talleres, concesionarios, controles policiales…).
  2. Establecer un sistema de intercambio de información de kilometraje entre países.
  3. Tipificar de manera explícita en el Código penal del delito de manipulación del cuentakilómetros.
  4. Modificar la normativa de la UE de homologación de vehículos para exigir la inclusión por parte de los fabricantes de medios que imposibiliten la manipulación del cuentakilómetros.

¿Qué puedes hacer como usuario para evitar el fraude?

Antes de adquirir un vehículo de ocasión:

  1. Si es posible, verifica el kilometraje del vehículo en la DGT o a través del fabricante y exige su histórico de mantenimiento y reparaciones.
  2. Fíjate en detalles como el desgaste del volante, tiradores, botones y pedales y piensa si son coherentes con el kilometraje.
  3. Piensa que con menos de 50.000 km, el coche debería llevar los neumáticos originales.
  4. Corrobora que el kilometraje sea coherente con el año de matriculación (como media se suelen hacer unos  12.000 km/año).
  5. Pide que un mecánico calificado inspeccione el vehículo antes de comprarlo.
  6. Pide que se detalle el kilometraje en el recibo de compra del vehículo.
  7. En definitiva, no te fíes de las gangas y sé cauto.
No hay respuestas