Jóvenes y conducción: ¿cómo perciben ellos el riesgo?

Los datos no dejan lugar a dudas: los accidentes de tráfico son la primera causa de muerte entre los jóvenes españoles. Aunque las cifras de chicos y chicas que mueren en la carretera están disminuyendo en los últimos años, no hay que bajar la guardia. En 2013 fallecieron en vías interurbanas 296 jóvenes de entre 15 y 34 años, según la Dirección General de Tráfico.

jóvenes y conducción

Fotografía ganadora del Premio Popular de la 6ª edición del concurso Jóvenes & Conducción.

Por qué son más vulnerables

Son muchos los factores que influyen en la siniestralidad juvenil, pero uno de los que más puede modificarse es, sin duda, la percepción errónea que algunos de ellos tienen del riesgo: pensar que “controlan” los lleva a conducir bajo los efectos del alcohol o a circular demasiado rápido. De hecho, el exceso de confianza seguramente está detrás de un gran número de los accidentes más comunes entre los jóvenes: se producen durante el fin de semana, entre la medianoche y las seis de la madrugada, al volver a casa después de una noche de ocio.

Más conciencia del riesgo

Para evitar riesgos innecesarios una de las estrategias fundamentales es apostar por herramientas de concienciación dirigidas a los jóvenes. Desde el RACC apostamos por la educación vial de los más jóvenes. Generar un cambio cultural entre ellos para evitar futuros accidentes es, precisamente, el objetivo del programa educativo Jóvenes y conducción, que proporciona materiales didácticos a los profesores y lleva a cabo un concurso anual en el que los alumnos participan con vídeos, fotografías y relatos.

Los cursos de sensibilización en la conducción segura son otra buena herramienta. En algunos de ellos, como el que ofrece el RACC, se simula la conducción bajo los efectos del alcohol.

Por último, no hay que olvidar que dar ejemplo al volante desde que los niños son pequeños es la mejor manera de que, cuando empiecen a conducir, sean conscientes de la importancia de respetar los límites de velocidad o ponerse el cinturón de seguridad, entre otras medidas básicas.

Al margen de formación y sensibilización, ya sabes que el RACC puede ofrecer a tus hijos la mejor asistencia en los momentos clave. Puedes encontrar la modalidad que mejor se adapte a sus necesidades aquí.

No hay respuestas