Consejos de conducción para la desescalada

Conducir es como montar en bicicleta, nunca se olvida. Pero cabe recordar diversos aspectos para desoxidarse tras más de dos meses sin ponerse al volante.

El confinamiento por la pandemia nos ha obligado a realizar muchos cambios en nuestras rutinas diarias. Desde el teletrabajo a los hábitos de alimentación o la rutina deportiva, el coronavirus nos ha trastocado todos nuestros planes vitales. Uno de ellos ha sido la conducción, ya que en los casos en los que no hemos usado el vehículo, también podemos haber perdido el hábito de la conducción.

¿Para qué podemos usar el coche durante la fase 1 de la desescalada?

Tras conocer los consejos para volver a coger el coche y cómo desinfectar un vehículo, os recordamos una serie de conceptos para volver a conducir con total seguridad durante la desescalada.

Cómo sentarte en el vehículo:

La posición de conducción es seguramente la acción cotidiana peor ejecutada por una gran parte de los conductores. Consejos como situar el asiento a la distancia y la altura correctas, la buena regulación de los retrovisores, el reposacabezas o el cinturón de seguridad, pueden salvarnos la vida en caso de accidente o, directamente, evitarlo.

Frenazo de emergencia:

Saber reaccionar correctamente en un frenazo de emergencia es la manera más básica de evitar un accidente durante la ruta. Aspectos como el estado de los neumáticos de nuestro vehículo o del firme –mojado, hielo, nieve, suciedad…– por el que circulamos incidirán directamente en la distancia de frenado. Al margen de estos factores, conviene saber como reaccionar para que los elementos electrónicos de seguridad de nuestro vehículo –ABS, control de tracción y estabilidad o dirección asistida– hagan el resto para evitar accidentes y lesiones.

Señalizar correctamente con el intermitente:

Los intermitentes están para usarlos: una máxima que no siempre se lleva a la práctica. El uso de los indicadores de dirección es completamente obligatorio, como nos recuerda el código de circulación, para señalizar maniobras, adelantamientos, cambios de carril, giros, etc. que deben realizarse con la suficiente antelación para que el resto de conductores o peatones implicados en dicha maniobra puedan darse por enterados. Para hacerlo correctamente, es necesario avisar antes de reducir la velocidad para ejecutar la maniobra.

No advertir de una maniobra durante la marcha está considerado como una falta grave que está sancionada con unos 200 €, sin retirada de puntos.

Conducir por la derecha:

¡El carril derecho existe! Algo tan evidente como conducir por la derecha es una de las infracciones más repetidas por la mayor parte de los conductores. Se debe conducir por el carril de la derecha en vías rápidas, autopistas o carreteras, haciendo uso del carril izquierdo únicamente para adelantar o realizar un giro a la izquierda, manteniendo siempre la distancia de seguridad.

No respetar la circulación por la derecha también está considerado una falta grave, con 200 € de sanción.

Así nos lo explica la DGT:

Conducción eficiente:

Con una conducción eficiente podremos reducir el impacto en la vida de nuestro motor para alargarla considerablemente, además de reducir el consumo y las emisiones de CO2.

Circular con marchas largas, evitar frenazos o acelerones bruscos, circular con las ventanillas cerradas, mantener el vehículo en buen estado y practicar una conducción constante y relajada nos ayudarán a ser más eficientes en nuestra conducción.

Usar el cambio de marchas a bajas revoluciones es una de las más simples y mejores acciones para conseguir una conducción eficiente:

Evita distracciones:

Las distracciones al volante son la causa de uno de cada cuatro accidentes, según explica la DGT.

El uso de un dispositivo GPS, de un móvil, de equipos de audio, fumar, comer o beber, buscar objetos o el sueño y la fatiga disminuyen nuestra velocidad de reacción y se reducirá ostensiblemente la distancia que tendremos para realizar un frenazo de emergencia, motivo más que suficiente para tener un accidente de consecuencias graves.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *