Vender un vehículo, ¿cómo hacerlo?

En ocasiones deshacerte de tu vehículo puede ser una tarea complicada, si no sabes cómo hacerlo. Te enseñamos los tramites necesarios para conseguirlo sin problemas.

Vender un coche es una tarea sencilla, si se sabe cómo hacerlo, pero puede ser un trámite complicado en el caso de no conocer los pasos a seguir. Para ello, detallaremos los puntos más convenientes para conseguirlo con facilidad.

Hay que tener en cuenta que para poder transferir el vehículo y agilizar los trámites, debemos tener la ficha técnica y el permiso de circulación vigentes, además de la ITV correspondiente pasada. Tener los impuestos de circulación y las multas pagadas también favorece a la rapidez para hacer el cambio de nombre.

Valor del vehículo

Antes de nada, debemos conocer el valor del vehículo para orientarnos en cuánto podemos conseguir por él. Para ello podemos tener como referencia el valor venal, que, como es lógico, vendrá supeditado a la marca, el modelo, las características y la antigüedad, aunque no tiene en cuenta el kilometraje. Este precio está marcado por el Gobierno y publicado periódicamente en el Boletín Oficial del Estado y es el valor que usan los seguros para tasar el vehículo.

El valor venal solo nos servirá de orientación para valorar nuestro vehículo, ya que al valor dado deberemos sumarle diversos factores como el kilometraje o los extras que pueda equipar. Deberemos tener en cuenta también su precio de mercado, ya que este puede diferir de lo estipulado.

Opciones de venta

Cuando llega el momento de deshacerte de tu vehículo, existen multitud de opciones para hacerlo. Una de ellas es que el concesionario donde se compra el nuevo se encargue del papeleo, con lo que solucionaremos el problema con rapidez. Esta suele ser una de las mejores opciones, ya que, además, podremos conseguir un buen descuento en la compra del vehículo nuevo.

Pero es posible que no nos interese la cantidad ofrecida por el concesionario, o simplemente que no vayamos a adquirir un vehículo nuevo. Nos quedan otras opciones también válidas.

Otra es acudir a una empresa de tasación de vehículos donde, según su estado y su antigüedad, nos darán precio de compra. Esta es una opción rápida y sencilla como la del concesionario, pero hay que tener en cuenta que la tasación siempre será a la baja, tomando como referencia las tablas estipuladas, y difícilmente satisfará a quien tenga unas expectativas altas en el precio del vehículo.

La tercera opción es la de venderlo por cuenta propia. En la actualidad existen multitud de plataformas on-line de compraventa entre particulares en las que publicar un anuncio y esperar el contacto de un posible comprador. Una opción en la que deberemos llevarlo todo por nuestra cuenta.

Aquí es recomendable ser conciso con las características del vehículo, unas buenas fotos e información detallada sobre el equipamiento. Es aconsejable ser honesto y no esconder posibles defectos del vehículo, ya que esto nos puede acarrear problemas legales en el futuro.

Cambio de titularidad

Llegado el momento de desprendernos del vehículo, tendremos dos opciones para hacerlo: contratar los servicios de una gestoría o llevar a cabo el trámite nosotros mismos. La segunda opción es la más barata, ya que solo deberemos pagar las tasas correspondientes al cambio de nombre (54,60 €), además del correspondiente impuesto de transmisiones patrimoniales.

Dicho impuesto se obtiene al aplicar al valor real del vehículo un gravamen de entre el 4 y el 8%, según cada comunidad autónoma. En Catalunya, los vehículos de más de 10 años y valor inferior a 40.000 € están exentos del pago.

Estos son los pasos a seguir para formalizar la venta entre particulares:

  1. Para formalizar el cambio de nombre debemos firmar con el comprador un contrato de compraventa en que se establecerán las condiciones de la venta.
  2. Rellenar el Modelo 02.
  3. Solicitar cita previa en la DGT.
  4. Para el cambio será necesario el contrato de compraventa, DNI de comprador y vendedor, documentación del vehículo y modelo 02 cumplimentado, además de la correspondiente liquidación de tasas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *