¿En qué situación se encuentra el caso Volkswagen?

Como se conoce bajo en nombre de “Caso Volkswagen“, en septiembre de 2015 se hizo público que el fabricante de vehículos Volskwagen y sus marcas asociadas Audi, Seat y Skoda habían estado alterando los valores reales de las emisiones de gases contaminantes en las pruebas de homologación de algunos de sus vehículos diésel fabricados a partir de 2009. El caso afectó a 683.626 vehículos en el mercado español (8,5 millones en toda Europa) de las marcas VW, Seat, Audi y Skoda, equipados con motor de gasóleo 1.2, 1.6 y 2.0.

golf-gl4712-konfigurator-1920x1222

El Grupo Volkswagen, que desde el principio admitió su error, ha ido reparando los vehículos afectados en la UE a medida que la KBA (autoridad federal alemana de homologación de vehículos) daba su visto bueno a las soluciones técnicas propuestas por el fabricante. La autorización para reparar los motores 2.0 llegó en enero de 2016, y la de los motores 1.2, en agosto. En diciembre de 2016, con la autorización de las reparaciones de los motores 1.6, se ha iniciado el proceso final de revisiones.

El Grupo VW prevé que todos los modelos afectados en el mercado español puedan estar reparados antes de finalizar el año 2017. Por ello, a aquellos usuarios que todavía no hayan recibido una comunicación del Grupo VW, les llegará una carta para proceder a la reparación, enviada por la Dirección General de Tráfico (DGT) y no por el fabricante. La razón es que la DGT es la única entidad que, con el número de bastidor del motor, tiene conocimiento del nombre y los datos del propietario actual del vehículo a través del Registro de Vehículos.

Como no podría ser de otro modo, las revisiones son totalmente gratuitas y se realizan en talleres oficiales. Pese a que son rápidas (entre media hora y una hora, según modelos y versiones), el Grupo VW facilita vehículos de sustitución a aquellos clientes que lo soliciten. A fin de que quede constancia de la intervención, los motores reparados son marcados con un sello permanente e indeleble, y los propietarios reciben una factura a coste cero en la que se detallan las intervenciones realizadas, que también se anotan en el libro de mantenimiento del vehículo.

¿Conviene llevar el coche a reparar?

En los últimos meses, los medios de comunicación han publicado opiniones de toda clase acerca de la conveniencia o no de llevar los coches a reparar. En este sentido, el RACC considera que es mejor llevar a reparar los vehículos siguiendo las indicaciones del fabricante. De entrada, porque una vez efectuada la reparación, el vehículo cumple la normativa europea, lo que permite evitar, en un futuro, una posible pérdida de la homologación del vehículo para circular. Pero también porque la reparación no invalida el derecho que asiste al usuario de emprender acciones legales en defensa de sus derechos e intereses.

Etiquetas de clasificación ambiental

Paralelamente y al margen del caso Volkswagen, la DGT está concediendo las etiquetas de clasificación ambiental que distinguen a los vehículos más limpios. Estas se han creado con el objetivo de que las administraciones municipales puedan identificar los vehículos a la hora de fijar posibles restricciones o bonificaciones en episodios de contaminación. En el caso de los vehículos diésel, a los matriculados a partir de 2014 les corresponde la etiqueta C, mientras que los diésel matriculados a partir de 2006 tienen asignada la etiqueta B (*).

En la actualidad, en el momento de conceder dichos distintivos la DGT no tiene en cuenta si las emisiones de los vehículos han sido manipuladas. Por lo tanto, los vehículos afectados por el caso Volkswagen las están recibiendo, como cualquier otro vehículo.

Aunque el usuario reciba la etiqueta, la pegue en su vehículo y de esta forma pueda evitar restricciones de tráfico que puedan establecer los municipios en episodios contaminantes en el futuro, el RACC reitera la conveniencia de llevar el coche a reparar para ahorrarse problemas en el momento de superar la ITV, en previsión de que dentro de un tiempo la Administración pueda endurecer las exigencias relacionadas con las emisiones.

El RACC, que está en contacto permanente con las administraciones de nuestro país y a escala internacional con los clubs automovilísticos europeos y que en 2016 ya envió ingenieros a Alemania para validar las soluciones técnicas propuestas por el Grupo VW, sigue muy de cerca el desarrollo del caso hasta su finalización, velando siempre por los intereses de sus socios.

Para más información sobre las etiquetas ambientales, ver artículo Los coches tendrán etiquetas según contaminen.

Comentarios
  1. Pablo

    Hola Yo echo la actualizacion de mi audi a4 y aperdido un poco la fuerza,consume un poco mas y lo peor que por lo menos una vez a la semana arranca el quemador de gases. La verda no se que hacer. Estoy piensando de vender el coche,me da miedo que dentro de poco algo grane va a pasar con el coche.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *