1.360 km de alto riesgo para los motoristas

La moto es económica, fácil de conducir, de aparcar y descongestiona el tráfico. Sin embargo, su riesgo de accidente es alto y el 50% se localiza en un 5,4% de la Red de Carreteras del Estado (RCE). Un dato que debería ayudarnos a evitar accidentes.

Quien más quien menos conoce a alguien de su entorno que últimamente ha optado por la moto. Por ahorro, por comodidad o por conciencia medioambiental, desde hace unos años muchos nuevos motoristas han aparcado el coche o el transporte público y han dado el salto al mundo de las dos ruedas a motor. Desde 2004, con la entrada en vigor de la posibilidad de conducir motos ligeras –si se dispone del carné de conducir B de coche con tres años de antigüedad–, ya eran muchos los que eligieron esta opción. De hecho, durante 2016 se vendieron en España un 17,1% más de motocicletas. Las ventajas son muchas, pero su principal y más preocupante inconveniente es el alto riesgo de accidente.

Un 13,2% más de accidentes mortales. La seguridad de los motoristas preocupa. Según el último estudio EuroRAP del RACC, que identifica el riesgo y los tramos de mayor concentración de accidentes en 24.805 kilómetros de la Red de Carreteras del Estado (RCE), las muertes por accidente de moto y ciclomotor han crecido un 13,2% en 2015 tras cinco años consecutivos de reducción. En este entorno, la moto sale peor parada: el 85% de las víctimas circulaban en moto y un 15%, en ciclomotor. El detalle también muestra que la accidentabilidad de motos y ciclomotores, si bien supone el 16,5% de los accidentes graves y mortales en las vías evaluadas, en algunos tramos representa el 80% de los accidentes.

5 de los tramos con más peligro, en los alrededores de Barcelona. Una de las ventajas de la metodología EuroRAP es que permite identificar los kilómetros de mayor riesgo, tanto para motos y turismos como camiones. Así, el 50% de todos los accidentes graves de motos y ciclomotores se localizan en solo 1.360 km de la red (un 5,4%), una cuestión que debería ayudar en su prevención con actuaciones concretas. Destaca por encima de todo que 5 de los 10 tramos más inseguros para los motoristas están en la región metropolitana de Barcelona, es decir, en trayectos del entorno de la gran ciudad. Le siguen 2 tramos de Valencia, 1 en Madrid, 1 en Sevilla y 1 en Málaga.mapa de carreteras peligrosas

Tecnología y formación, aliadas de la seguridad. ¿Qué medidas se podrían aplicar para disminuir la siniestralidad de los motoristas? Si partimos de que la media de edad de las motos implicadas en accidentes interurbanos con víctimas en España en 2016 es de 9,5 años, la primera conclusión es que no llevaban dispositivos como el ABS o controladores de tracción, muy efectivos en un accidente. La prioridad, pues, es que todas las motos lleven el sistema CBS, para mejorar la frenada y su efectividad, y el ABS, para mejorar la estabilidad e impedir la pérdida del control de la moto. Se calcula que un uso generalizado de estos sistemas ayudaría a evitar casi un 20% de los accidentes graves en motoristas. El segundo gran caballo de batalla es la formación. El RACC identificó hace años una clara relación entre los conductores de motos que más multas reciben y los que sufren un accidente. Entonces ¿por qué no convalidar las multas de tráfico por cursos formativos tal como el Club hace tiempo que solicita? De paso, se podría solventar la paradoja actual que vivimos en términos de seguridad vial: por un lado, España continúa siendo uno de los países del mundo punteros en mejora de accidentabilidad (36 muertos por millón de habitantes, por debajo de la media de la UE, que es de 52); por otro lado, hay un claro margen de mejora para colectivos concretos como el de los motoristas, entre otros.

Fuente: Revista RACC Marzo 2017

Deja un comentario