Radar de tráfico: ¿cómo detecta que no llevo el cinturón o uso el móvil?

Obviemos por una vez el debate sobre la efectividad y la función de los radares de tráfico. Nos gusten o no, son una de las medidas de control de tráfico más utilizadas en la actualidad por las administraciones y más temidas por los conductores infractores.

Centrémonos hoy en cómo la aplicación de la tecnología ha permitido ampliar las funciones de los radares más allá de la clásica detección de la velocidad a la que circula un vehículo. O, en otras palabras, qué nuevas infracciones pueden identificar. Destacamos cuatro de las más comunes:

Los radares pueden detectar nuevas infracciones

1. No pasar la ITV y no disponer de seguro obligatorio

Existen cámaras de tráfico que “leen” aleatoriamente las matrículas de los vehículos y, cruzando los datos recogidos con los datos de la Inspección Técnica de Vehículos (ITV), detectan cuáles no han pasado la inspección.

En el caso de los radares, esta operación se realiza únicamente con los vehículos que han cometido una infracción de velocidad: al tramitarse la denuncia se comprueba también si disponen de la ITV y el seguro obligatorio en vigor.

2. Límites de velocidad de camiones, autobuses y furgonetas

Según anunció la Dirección General de Tráfico (DGT), la tecnología de los radares es también capaz de distinguir el tipo de vehículo, lo que permite ser más preciso a la hora de sancionar por superar los límites de velocidad. Antes, los radares sólo podían sancionar a camiones, autobuses y furgonetas si superaban los límites marcados para turismos, más elevados que los fijados por la normativa para estos vehículos.

3. No abrocharse el cinturón de seguridad o utilizar el teléfono móvil

El pasado mes de diciembre de 2015, la DGT empezó a instalar unos dispositivos “similares a los radares” con cámaras que captan unas 50 imágenes por segundo y son capaces de detectar si los ocupantes del vehículo llevan correctamente abrochado el cinturón de seguridad o si el conductor utiliza el móvil. Al mismo tiempo, integran la tecnología necesaria para identificar el vehículo y tramitar la denuncia. Según explica la misma DGT en este reportaje, se han instalado unos 70 dispositivos de estas características en carreteras secundarias.

Los radares pueden detectar si se conduce utilizando el teléfono móvil

4. Incumplir la normativa de ocupación en los carriles VAO

Una tecnología similar permite también detectar el número de ocupantes de los vehículos que circulan por carriles VAO (Vehículos con Alta Ocupación) y determinar si incumplen la normativa de ocupación. Desconocemos, sin embargo, si serían capaces de detectar a los copilotos falsos, como el maniquí que intentó colar aquel conductor que circulaba por la autovía de la Coruña y que recogimos en el post Circular con un maniquí de copiloto y otras multas sorprendentes.

Basten estos ejemplos para demostrar cómo la misma tecnología que ha permitido un enorme desarrollo de los elementos de seguridad de los vehículos permite también un mayor control de los conductores infractores.

Recordamos que RACC Infotransit, tanto en su versión web como en aplicación para smartphones, recoge la ubicación de los radares fijos de velocidad.

Deja un comentario