Perros, gatos y abejas: ¿qué animal se esconde en tu coche?

Los animales tienen la habilidad de esconderse en los lugares más inesperados… ¡Incluso dentro del coche! Recopilamos algunos casos curiosos con final feliz. 🙂

Este perro sobrevivió a un viaje de media hora en coche escondido dentro del motor. El cachorro “se instaló” entre las tuberías y el ventilador del automóvil después de escaparse de su casa en Inglaterra. Sus dueños lo descubrieron tras escuchar ladridos debajo del capó…

perro-motor

En Brasil, un perro sobrevivió tras viajar 88 km en el parachoques de un coche. El animal había quedado atrapado en la parte delantera del vehículo después de ser atropellado. ¡Un auténtico milagro!

perro-atropellado-coche-brasil-sobrevive

Algo parecido le ocurrió a este gatito en Rusia, que recorrió 80 km atrapado en la suspensión de un coche. El conductor paró a repostar y tras oír “ruidos extraños” descubrió al felino. Los bomberos tardaron tres horas en liberarlo.

gato-suspension1

Será cierto eso de las 7 vidas del gato… 🙂

En Murcia, una joven descubrió una pequeña gata atrapada en el motor de un coche aparcado en la calle. Lejos de marcharse, hizo todo lo posible por liberarla. Así fue el rescate:

Sorpresa en un Citroen Mehari…

Otro caso curioso es lo que les pasó al Taller RACC – Suburense d’Automòbil de Sitges. Mirad lo que encontraron desmontando los faros de este coche…

Hola som El taller Racc assegurances de Sitges. Mireu que ens vam trobar desmuntant els llums d’un Citroen Mehari.

Posted by Suburense d’Automòbil on Miércoles, 20 de mayo de 2015

Sí, es lo que estáis pensando: ¡un enjambre de abejas!

Paco, uno de los propietarios del taller, nos cuenta la inesperada sorpresa: “Nos llamaron de Huesca para ir a restaurar un Citroen Mehari. En el momento que empezamos a desmontar los faros… ¡nos encontramos esto! Un susto… Afortunadamente no había abejas”.

Si te encuentras con una situación parecida en el coche, no dudes en contactar con nuestros mecánicos para que te ayuden. Lo más importante es que nadie se haga daño, ni tú ni el pobre animal 😉