Los tres accidentes en los que el AEB es más efectivo

El llamado “sistema de frenado de emergencia automática” –conocido como “AEB” por sus siglas en inglés: Advanced Emergency Braking System– es una de las nuevas tecnologías de ayuda al conductor más importantes y que más pueden ayudar a reducir el número de accidentes en nuestras carreteras.

¿Qué es el AEB?

Como ya detallamos en el post Sistema de frenada de emergencia autónoma, el nuevo salvavidas de la seguridad vial, el AEB utiliza diversas cámaras y sensores para analizar el entorno e identificar obstáculos por delante del vehículo (otro vehículo, peatones, elementos del mobiliario urbano, etc.). Al detectar un choque inminente, avisa acústicamente al conductor y, si este no responde, actúa automáticamente sobre los frenos deteniendo el vehículo por completo o reduciendo la velocidad.

Descripción del funcionamiento del sistema de frenada de emergencia (AEB), que avisa al conductor o incluso se detiene si hay peligro de choque.

Descripción del funcionamiento del AEB.

¿En qué tipo de accidentes es más efectivo? ¿Cuántos accidentes y víctimas se podrían evitar si todos los coches dispusiesen de AEB? Según los resultados de un estudio realizado por el RACC y Bosch, los tres accidentes en los que este sistema es más efectivo son:

  1. Choque contra otro vehículo parado o contra un obstáculo estático: se da habitualmente a baja velocidad (menos de 40 km/h), cuando el AEB tiene mayor capacidad de detener el vehículo por completo. En esta situación, puede llegar a evitar un 61% de choques en vía interurbana y un 78% de choques en ciudad.
  2. Choque contra otro vehículo en marcha: el AEB puede llegar a evitar un 75% de choques en vía interurbana y hasta un 90% en ciudad.
  3. Atropello de peatones en una zona con visibilidad: puede evitar un 47% de los atropellos en vías interurbanas y un 78% de atropellos en entornos urbanos. Este sistema es, sin embargo, poco efectivo en atropellos a personas en zonas con poca visibilidad o cuando aparecen de imprevisto en la calzada.

Además, cabe destacar la efectividad del AEB en situaciones de riesgo provocadas por distracciones del conductor, especialmente a baja velocidad:

El estudio del RACC concluye que si todos los turismos y furgonetas del parque de vehículos en España dispusiesen de AEB, en 2014 hubiera sido posible:
– Evitar el 20% de los accidentes y el 14% de los accidentes mortales.
– Salvar el 16% de las víctimas que mueren al año en accidentes de tráfico.
– Reducir un 14% las hospitalizaciones a causa de accidentes de tráfico.
– Evitar 1 de cada 4 heridos leves.

¿Una tecnología de lujo?

Sin embargo, todavía estamos lejos de que el AEB sea una tecnología de difusión masiva. En la actualidad, apenas un 1,6% de los vehículos que circulan en España pueden llevar este sistema de seguridad; la mayoría de ellos, de muy pocos años de antigüedad y de gama de lujo. Como buena noticia, cabe indicar que en 2014 ya estaba disponible (de serie o como elemento opcional) en uno de cada tres vehículos nuevos, el doble que en 2013.

La importancia del AEB se observa también en el reciente acuerdo entre 10 fabricantes y la National Highway Traffic Safety Administration (NHTSA) –el organismo de EEUU responsable de la seguridad vial– para incorporar el AEB en todos sus vehículos nuevos.

En nuestro país, para conseguir que el AEB llegue al máximo de usuarios posible, el RACC reclama mayor implicación por parte de todos: de la administración, mediante la creación de un programa de ayudas a la compra de vehículos nuevos; de los fabricantes, con la inclusión del AEB como equipamiento de serie; y de los mismos ciudadanos, mediante la compra de vehículos que dispongan de AEB.

Si tienes dudas a la hora de comprar un vehículo nuevo, Venta de coches RACC te ofrece asesoramiento especializado para ayudarte a encontrar el coche que mejor se ajuste a tus necesidades, al mejor precio y con las mejores condiciones de financiación.

Creatividad: Ferran Morales

No Responses

Deja un comentario