Cuándo recurrir una multa de tráfico

Exceder el límite de velocidad, aparcar en una zona prohibida, utilizar el teléfono móvil, dar positivo en un control de alcoholemia, saltarse un semáforo, un ceda al paso o un stop, etc. Son las infracciones que al cabo del año provocan más sanciones de tráfico; en especial, las relacionadas con la velocidad. Pero, ¿sabemos cuándo recurrir una multa de tráfico?

Como ciudadanos tenemos pleno derecho a recurrir cualquier sanción de tráfico. Pero antes de dar este paso conviene recordar que si recurrimos, perdemos automáticamente la opción del descuento del 50 % en el importe de la sanción (siempre que se abone antes de veinte días naturales desde que se recibe la notificación). Por ello, debemos analizar bien en qué situaciones se recomienda presentar alegaciones para recurrir una multa de tráfico.

recurrir una multa

Consejos para recurrir una multa

La decisión de presentar o no un recurso depende de muchos factores y varía en función del tipo de infracción. Pese a que la variedad de casos es enorme, pueden establecerse una serie de consejos para determinar si es recomendable o no presentar recurso:

  • Estamos plenamente convencidos que no hemos cometido la infracción. Se recomienda consultar con expertos para ver las pruebas que deberíamos aportar.

  • Encontramos un posible argumento. Por ejemplo, en infracciones por aparcamiento indebido o hacer caso omiso a una señal, podemos alegar que la señal no era visible o se encontraba en mal estado. Sería conveniente aportar fotografías para valorar la viabilidad.

  • Detectamos errores en la denuncia. En la denuncia deben figurar obligatoriamente los datos del vehículo; una descripción del hecho, incluyendo el detalle del lugar o tramo, fecha y hora; y el nombre, los apellidos y el domicilio del denunciante o, si es un agente de la autoridad, su número de identificación profesional. Si no figura alguno de estos datos o figuran erróneamente, tendremos una razón de peso para presentar recurso.

  • La prescripción de la multa. Según indica la ley, “el plazo de prescripción de las infracciones será de tres meses para las infracciones leves y de seis meses para las infracciones graves y muy graves. El plazo de prescripción comenzará a contar a partir del mismo día en que los hechos se hubieran cometido”.

Como vemos, cada sanción debe analizarse individualmente, por lo que resulta de gran ayuda el estudio de viabilidad que ofrece el servicio de Recursos de multas del RACC. Si los expertos del Club determinan que es procedente, el RACC se encargará también de redactar y presentar gratuitamente el recurso a la administración correspondiente.

Deja un comentario