Complementos para equipar nuestra moto contra el frío

La llegada del frío pone en duda aquella máxima de muchos motoristas de que no hay nada mejor para moverse que la moto; especialmente, por ciudad. Los desplazamientos que durante la mayoría del año resultan un agradable (y fresco) paseo pueden convertirse en “torturas glaciares”, si no se toman las precauciones necesarias.

Complementos para moto

Infografía: Ferran Morales

 

Complementos para moto

En el post Moto en invierno: imprescindibles que no deben faltar ya repasamos el equipamiento básico para proteger el cuerpo del motorista sin comprometer la seguridad. Igual que los nuevos tejidos ya permiten protegerse del frío sin recurrir a decenas de capas de ropa, el avance tecnológico también ofrece algunos gadgets para proteger la moto y, con ello, protegernos a nosotros mismos:

  • Pantallas parabrisas: además de mejorar la aerodinámica, evitan sentir el impacto del aire frío. Existen multitud de modelos en el mercado, de distintas dimensiones y diseños, e incluso spoilers de fácil instalación para ampliar la zona de protección.
  • Paramanos y manoplas: sin duda, una de las partes del cuerpo que necesitan más protección son las manos, tanto por confort como para asegurar la correcta movilidad de los dedos y poder reaccionar con seguridad ante cualquier riesgo. Además de los imprescindibles guantes de invierno, la gama de protección de las manos empieza por paramanos que protegen del viento y manoplas para integrar en el manillar.
  • Guantes y puños calefactables: más sofisticados son los sistemas calefactables. Los guantes pueden conectarse a una batería o al sistema eléctrico de la moto, mientras que los puños se integran completamente en el vehículo. Cada vez más modelos integran puños calefactables de serie y existen también kits de montaje para instalar en cualquier modelo.
  • Mantas térmicas cubrepiernas: cada vez más habituales en las ciudades, son aparatosas y dificultan un poco la movilidad de las piernas, pero son aislantes, impermeables y térmicas, por lo que cumplen a la perfección su función de protección ante el frío y las inclemencias meteorológicas.
  • Asiento térmico: en el top del confort para conductores y pasajeros, algunos modelos de gama alta ofrecen como opción asiento térmico, aunque el coste es superior.

Sea como sea, en todas las épocas del año, no hay que olvidar nunca que confort es sinónimo de seguridad, la prioridad número uno en cualquier desplazamiento. Y, si hay dudas, mejor dejar la moto en casa. Aunque sea por un día…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *