¿Cambio automático o manual? Ventajas e inconvenientes

Hace no mucho tiempo, la discusión en Europa (y sobre todo entre los habitantes del sur del continente) sobre si es mejor un coche con cambio automático o manual no tenía demasiado sentido, porque la respuesta estaba clara: mejor el cambio manual.

Y es que la transmisión manual se puede asociar al placer de conducir, a un mayor control del vehículo y a un precio más asequible. Pero las cosas están empezando a cambiar con la aparición de los nuevos cambios automáticos o la notable mejora de los ya existentes.

cambio manual

Doble embrague y convertidor de par

Cambios automáticos hay de diferentes tipos. De manera progresiva van quedando fuera los que ‘pegan tirones’, que suponen una conducción desagradable y poco eficiente, y han ido entrando en juego otras posibilidades, de las que destacaremos el de doble embrague y el de convertidor de par.

En ambos hay una coincidencia: la transición de las marchas es prácticamente imperceptible. Al estar engranada siempre la marcha siguiente, sea arriba o abajo, se elimina prácticamente el paso entre una y otra, lo cual es imposible para un cambio manual.

Por si fuera poco, generalmente son a la vez cambios secuenciales, es decir que, aunque el vehículo no lleve pedal de embrague, permite cambiar de marchas al conductor como él decida; incluso nos podemos sentir un poco pilotos (siempre con control) en las versiones que incorporan levas en el volante.

Caso aparte son los coches eléctricos e híbridos, que utilizan otro tipo de transmisión, pero es que en estos vehículos no hay discusión, porque todos son, necesariamente, automáticos.

¿Y el consumo?

Si consultamos los datos oficiales de consumo medio de los coches automáticos de todas las marcas y lo comparamos con su homólogo manual, vemos que las diferencias son, en general, desfavorables para los automáticos. Otra cosa son los consumos reales, que en el caso de los manuales dependen en buena parte de ‘las manos’ del conductor, de si realiza habitualmente una conducción eficiente, aunque en los automáticos también hay que tener en cuenta el uso que hacemos del acelerador.

Los automáticos modernos consiguen de manera ‘inteligente’ reducir el consumo y situarse muy cerca del de los manuales, incluso llegan a mejorarlos, y eso a pesar del mayor peso de los componentes. Las transmisiones automáticas llegan ya a 7, 8 e incluso 9 marchas, lo que supone, además de un mejor comportamiento dinámico, un ahorro en combustible.

cambio automático

¿Compensa el precio más elevado?

Los coches automáticos son más caros, lo cual es lógico porque la tecnología es más costosa. Las diferencias del precio de compra respecto a uno con cambio manual con el mismo equipamiento, puede variar según la marca, el segmento y el tipo de cambio. No se puede dar una cifra exacta y es necesario consultar cada caso, pero el incremento en el precio medio de compra de un automático puede estar entre los 1.500 y los 2.000 euros.

Por otra parte, al tratarse de mecánicas más complejas, las reparaciones son más caras, pero el embrague de un coche manual dura menos y eso también es un gasto que debemos tener presente según el número de kilómetros que hagamos.

También hay que tener en cuenta que con cambio automático la duración de los discos y las pastillas de freno es superior, y por lo tanto representa un ahorro a largo plazo.

Comodidad y seguridad

Generalmente se dice que cuando pruebas un cambio automático difícilmente querrás volver al manual. Una de las ventajas es que, si solo tienes que encargarte de los pedales de acelerador y freno, dejas la pierna izquierda en modo descanso, lo cual se agradece en cualquier terreno, particularmente en conducción urbana y más aún en atascos.

Eso se traduce en una conducción más relajada, porque tenemos que hacer y pensar en menos cosas y solo estar atentos a la tarea fundamental que es llevar el vehículo. De esta forma disminuyen las distracciones, tan decisivas en el cómputo de accidentes, aunque no debemos ‘pasarnos de frenada’ y fiarnos excesivamente para distraernos en otro sentido.

Sea como sea, la discusión permanecerá todavía un tiempo, pero si sigue evolucionando el cambio automático, probablemente irá ganando terreno.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *