Atascos: 52.000 horas perdidas cada día

Los atascos en los accesos a Barcelona afectan diariamente a doscientas mil personas.

Con la llegada del otoño, los ciudadanos retomamos nuestra movilidad cotidiana. La vuelta al trabajo, el inicio del curso escolar y el aumento de la actividad económica en las ciudades hacen que nos reencontremos con los atascos. La congestión de tráfico, una situación que afecta a las personas que viven o se desplazan a las grandes ciudades como Barcelona. El transporte es necesario pero su control es una tarea muy compleja.

Atasco en Barcelona, congestión de tráfico en Ronda

Un amplio y detallado estudio del RACC sobre la congestión en los corredores de acceso a Barcelona permite evaluar los efectos en tiempo y coste que tiene la congestión para los usuarios que cada día se ven atrapados en el entorno metropolitano. 115.000 vehículos sufren atascos de tráfico. Son las cifras de la red vial metropolitana en un día tipo laborable. Traducido en usuarios, la congestión afecta, en diferente grado, a unas 200.000 personas que acceden diariamente a Barcelona en vehículo privado o en autobús, desde un radio de 30 kilómetros.

Esta situación varía según la hora del día: el 62% de la congestión se concentra en una franja de seis horas punta, entre las 7 y las 10 de la mañana, y entre las 17 y las 20 horas. Y si hay una hora punta especialmente conflictiva, está entre las 8 y las 9 de la mañana, cuando se concentra el 36% de la congestión de tráfico.

Atascos en hora punta en la ciudad de Barcelona, horas de máxima congestión y puntos críticos

La intensidad de la congestión también va por zonas: las rondas y los corredores del Vallès Occidental y del Baix Llobregat concentran cerca del 80% de las retenciones de tráfico. Solo las rondas ya soportan más del 30% de las congestiones, especialmente en las entradas, una tendencia que se ha reducido el último año, en contra de lo que sucede en el corredor del Maresme, donde ha aumentado ligeramente la congestión.

Cada usuario pierde 16 minutos al día. Esta situación, de la que el servicio Infotransit del RACC se hace eco cada día a través de su página web infotransit.racc.es, su app RACC Infotransit y a través de las diversas emisoras de radio, ocasiona que, de media, cada usuario pierda por la congestión 16 minutos al día, lo que equivale a 52.000 horas perdidas diariamente por el conjunto de los usuarios.

Esto quiere decir que cada usuario que cotidianamente accede a Barcelona en hora punta pierde el equivalente a 8 días de trabajo al año, y son los usuarios que circulan por las rondas los más perjudicados, soportando demoras que pueden superar los 30 minutos diarios. El tiempo y combustible perdidos suponen un derroche estimado de 137 millones de euros anuales, cifra que seguro justifica invertir decididamente en una mejor red de transporte público en el área metropolitana de Barcelona. Menos crisis, más congestión.

Consejos para reducir los atascos por el RACCEn los últimos años, principalmente debido a la crisis económica, la movilidad en los accesos a la ciudad se redujo mucho y, de forma paralela, la congestión disminuyó. A partir de 2015, sin embargo, se vio que la tendencia empezaba a invertirse y los ciudadanos notaron un incremento sustancial de vehículos presentes cada día en los accesos a Barcelona.

Por ello, si no se articulan medidas en los próximos años, veremos una recuperación de la congestión que puede alcanzar los niveles previos a la crisis, con los consiguientes perjuicios para los usuarios del transporte privado y transporte público, para la calidad del aire y para la competitividad económica del área metropolitana.

 

No hay respuestas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *