Caso Volkswagen: El RACC evalúa la eficacia de las reparaciones

Captura5

El RACC, en defensa de los derechos de sus socios y de los usuarios, está haciendo un seguimiento exhaustivo del desarrollo del caso del software que altera los valores reales de las emisiones en diferentes vehículos diesel del Grupo Volkswagen.

En este sentido, ha evaluado las soluciones técnicas que el Grupo VW está empezando a aplicar a los vehículos afectados, analizando concretamente la eficacia y las consecuencias de la intervención que el fabricante efectúa en cuatro modelos TDI equipados con motor 2.0: el VW Golf BlueMotion y el Audi A4 Avant en sus versiones 88 kW (120 CV), 100 kW (136 CV) y 105 kW (143 CV).

El estudio realizado por los cuatro automóviles clubes europeos más activos en el seguimiento del cumplimiento de las normativas medioambientales del caso VW (el automóvil club alemán ADAC, el austríaco ÖAMTC, el suizo TCS y el propio RACC) ha tenido lugar en el Laboratorio de la Universidad Tecnológica de Viena, el Laboratorio Suizo de Ciencia y Tecnología de los Materiales y el Laboratorio del ADAC en Múnich, hasta donde se han desplazado los ingenieros de los Clubes participantes para realizar la supervisión de las pruebas.

Estas pruebas han consistido en la realización de tests para medir las emisiones de óxidos de nitrógeno (NO2), las emisiones de CO2 y el consumo de combustible, comparando estos datos antes y después de la reparación, siguiendo tres protocolos de análisis diferentes: el NEDC (Nuevo Ciclo de Conducción Europeo), que se utiliza para homologar los vehículos en la UE; el WLTC (Ciclo de Test Mundial Armonizado para Vehículos Ligeros), que se acerca más a las condiciones reales de conducción; y el test BAB130 del ADAC, que simula condiciones de circulación por autopista. Los vehículos testados, de uso particular y afectados por el fraude del software, no habían sido sometidos a ningún análisis anterior por parte del Grupo VW y tenían un kilometraje inferior a los 100.000 km.

Después de evaluar los datos comparativos obtenidos antes y después de la reparación, las principales conclusiones de los expertos son:

1) La reparación técnica que aplica el Grupo VW permite a estos cuatro modelos cumplir la normativa europea de emisión de NO2 sin una pérdida significativa de potencia. En condiciones de conducción reales, se produce incluso un descenso de los NO2, especialmente significativa en el Golf TDI BlueMotion.

2) Comparadas con los datos anteriores a la reparación, las emisiones de CO2 posteriores a la reparación se mantienen prácticamente iguales en los cuatro modelos analizados cuando se evalúan siguiendo los tests NEDC de homologación de la UE.

3) Después de la reparación, el consumo de combustible baja ligeramente en los modelos de Audi A4 Avant analizados y se incrementa entre un 0,4 y un 2,5% en el Golf TDI BlueMotion, cifras todas ellas aceptables dentro de los márgenes de error.

4) A partir de los tests llevados a cabo, el RACC certifica que los cuatro modelos analizados, una vez efectuada la reparación oficial de la marca, cumplen la normativa vigente de emisiones contaminantes a nivel europeo sin una mayor afectación respecto a la potencia o al consumo anterior a la reparación. Por ese motivo el RACC aconseja a los propietarios de estos modelos afectados que los lleven a reparar siguiendo las indicaciones del fabricante, reparación que en ningún caso invalida el derecho a cualquier posible acción adicional de los propietarios en defensa de sus derechos e intereses.

5) El RACC recuerda que estas pruebas individuales no permiten obtener conclusiones generales sobre la totalidad de los vehículos sometidos a reparación por parte del Grupo VW.

6) Los tests sobre las reparaciones han constatado también que en los vehículos analizados los niveles de consumo, tanto los medidos antes como los obtenidos después de la reparación, muestran importantes diferencias en condiciones de conducción reales respecto a las cifras oficiales de consumo publicadas por el fabricante en las especificaciones del vehículo en condiciones estándar (ciclo de homologación). Aún no siendo esto algo ilegal, por esta razón el RACC exige a los fabricantes y a la Comisión Europea que se articule un sistema de información fidedigno sobre los consumos reales de los vehículos.

El RACC vigila de cerca la evolución del caso Volkswagen, en estrecha coordinación con los principales Clubes del Automóvil europeos, para obtener la máxima información en defensa de los intereses de los socios afectados, velando para que las soluciones técnicas que vaya aplicando el fabricante sean eficaces y en ningún caso representen ningún perjuicio ni sobrecoste a los usuarios.

Más información en Fundación RACC

Comentarios
  1. antonio brun de quevedo

    yo insisto en el tema que creo que nos preocupa a los afectados por el fraude.

    ¿ alguien garantiza la igualdad de prestaciones y consumos despues de la intervencion ?

    A esta pregunta nos tiene que contestar el RACC , porque las indicaciones de la DGT o de

    la SEAT son parciales

  2. Hola. Yo tampoco lo entiendo y nos quieren hacer pasar por tontos. Para bajar las emisiones hay que bajar la potencia Nw, no hay otra, que supone alteración de las caracteristicas técnicas (aunque sea como dice aqui, “de forma leve”). Dudo todavia si llevarlo a actualizar; si lo hago, posteriormente, tendré que hacer un test de potencia y de emisiones, momento a partir del cual si cambian las caracteristicas del producto adquirido, entiendo que se puede denunciar con una prueba de este estilo ¿verdad RACC?

  3. José María Martínez Marín

    Hola. Si no hay perdida de potencia y mayor consumo de combustible, ¿para que trucar el software? o no lo entiendo o alguien nos quiere engañar.

Deja un comentario